La tanguita roja

 La tanguita roja

Para que no te ojeen siempre era bueno una cintilla de color rojo y recuerdo claramente haber utilizado, al igual que los calzoncitos en año nuevo para que los 365 días me llene de amor. Rojo, un color tan imponente, pero tan censurado.
En la Edad Media el color rojo lo asociaban con la sangre, el demonio, la brujería, las fuerzas oscuras, con el fuego, el sol, la guerra y la violencia. ¿Violencia? Sí, justamente esa violencia que fue víctima una mujer de 20 años, violada y humillada, solamente por portar un calzón rojo de encaje.

Sí, una tanga roja, de las mismas que utilizo desde hace muchísimos años, aquellos calzones con encaje que encantan, no porque vayas a tener una faena brutal de sexo, sino porque simplemente a muchas nos fascina la lencería. Lamentablemente para algunos, ese calzón y ese color que tenía puesto la víctima de violación, era un letrero que decía ¡Viólame, tengo ganas!, justificando el hecho de drogar a una mujer y tener sexo sin su consentimiento.

¿Te sorprende todo esto? No debería ¿Acaso es la primera vez que una prenda justifica una violación? Son varios los casos en donde los jueces preguntaron ¿Qué ropa traías puesta? Como si una falda, vestido o short fueran causales de un delito de esta magnitud. Si esa fuera la teoría que definiera el caso ¿Cómo justificarían la violación de una señora en la sierra, la que no estaba ni con short, vestido, falda y mucho menos con calzón rojo? ¡Nada! El problema no es el calzón, el problema es ese psicópata y machista, que tiene una enfermedad mental que es avalada por la justicia peruana.

El tema del color del calzón no debió ni mencionarse en el proceso legal. Punto. ¿Por qué no se enfocaron en el problema de fondo? La cultura de violación en el Perú, se reduce al señalamiento, a juzgar y justificar estas agresiones sexuales. No solo es el calzón rojo, también es: ¿Por qué salió de su casa? ¿Por qué ingirió alcohol? ¿Por qué tomó un taxi? ¿Por qué se quedó callada? ¿Por qué no denunció antes? ¿Por qué le sonrió al profesor? En todo, la culpa siempre es de la víctima.

Este fallo dejó en libertad a un sujeto de 22 años, sustentando que la mujer llevaba una “trusa femenina de color rojo con encaje en zona delantera, blondas en contorno de pierna”. ¿Qué hay con eso? Los jueces y muchas personas en todo el Perú castigaron a la víctima por estar usando un calzón rojo, porque según su lógica, si era de color negro, quizás no se hubiese excitado el agresor y no la hubiese violado.

Yo uso calzón rojo, blanco, negro, rosado, verde, azul, de todos los colores y cada vez que paso por una tienda de lencería y veo algo que me gusta, lo compró, así de sencillo y lo hago porque me gusta y pienso en cómo me quedará, no estoy pensando en que lo utilizaré para tener sexo por montones. No, posiblemente ese calzón me ponga para ir al mercado, hacer gimnasio o para dormir, así pensamos muchas, compramos cosas porque nos gusta hacerlo, nos gusta consentirnos y porque simplemente nos da la regalada gana.

Cuando una mujer quiere tener sexo con quien desee, esa pareja lo sabrá incluso antes de verle el calzón, porque hay cosas que se sienten, por eso es que es estúpido pensar que le provocó violarle por el calzón rojo, porque de hecho, este sujeto cuando la drogo no le había visto la tanga, esa la vio cuando ya estaba inconsciente en una cama de un hotel.

Ahora, el calzón rojo es un pretexto para descalificar a la mujer, para catalogarla de fácil, de tramposa, de jugadora y hasta de puta. ¡Qué más da! Nuestro sistema judicial así lo expone. En vez de corregir actos repudiables, los justifica, dejando puertas abiertas para que “hombres” sigan violando. Ahora fue un calzón ¿Luego qué será?

Yo no espero año nuevo, hoy me fui de compras y escogí el calzón rojo de encaje, porque quise y punto, no estoy en busca de sexo, ni nada de eso. Hoy puedo dormir totalmente sexy en mi cama y mañana dormir con la bombacha más grande y fea, pero será porque así lo quiero, porque yo decido.

Y tú, mujer, ponte ese calzón rojo que tanto te gusta y si alguien quiere abusar de ti, defiéndete sola, porque la justifica no lo hará. Así de jodidos estamos…

¡No a la violación! SÍ al uso de tanguitas rojas. Mi esposo lo sabe, le gusta, pero si yo no quiero, lo entiende, porque NO es NO, así tenga el juego de lencería completo de color rojo con ligas y encaje.

Continúa leyendo