Siento que hay mucho por hacer, en San Martín he visto una gran oportunidad.

 Siento que hay mucho por hacer, en San Martín he visto una gran oportunidad.

Lo que pasa aquí es un tema generalizado, el conformismo, ahí está el detalle, no ambicionar desde la palabra ambición de la malicia si no del crecimiento…

El pensamiento de Gabriel Cachón Quito, Gerente General de Cadena de Pastelería Fina RAULETTI, una marca que vino a quedarse y a marcar la diferencia en San Martín. En la siguiente nota, Gabriel nos comenta desde su desamor con el periodismo y sus sueños el cacao y el café de nuestra región mostrados en las vitrinas de grandes cadenas del mundo “tenemos un enorme potencial, solo debemos dejar de ser conformistas…”

Soy comunicador, estudie en la Universidad Federico Villarreal en la Facultad de Ciencias de la Comunicación, estuve trabajando en radio Libertad, llegue a ser coordinador general de prensa, hasta que tuve un desamor con la carrera, decidimos mantenerlos al margen del avatar político y decidimos renunciar.
De asistente a asesor principal

Fui asistente una empresa, mi carrera me enseñó a ser metido y apasionado, asistente de contador, del abogado, del administrativo yo era asistente de los tres; imagínate la información que guardaba para mí era un tesoro, me subieron de puesto y de cargo hasta llegar a asesor principal, fue ahí cuando conocí a mi socio actual de Raulletti.

Con mi madre hacia pastelitos en casa

Yo ya tenía mi proyecto personal, con mi madre hacíamos pastelitos en la casa y vendíamos a familiares, siempre tenía en mente hacer empresa. Estuve 10 años con Rauletti en Lima, con problemas, tenía cartas de Indecopi, Sunat, Municipalidad; ahora con 15 locales, con una planta de producción inmensa una marca súper fuerte en Lima y con otros proyectos a nivel nacional.

Te puede interesar:  Comisión del Congreso aprobó reelección de alcaldes y gobernadores

Cuando vine a San Martín le dije a mi familia: “Aquí no quedamos”

Decidí quedarme en San Martín, ahora estamos en el proyecto de buscar otras formas de ir a otros mercados, por eso decidí expandir la marca a las otras provincias. Cuando decidí renunciar en Lima, tenía a mi primera hija, mi esposa estaba embarazada de mi segunda hija, así me propuse emprender y hacer empresa en San Martín.

En San Martín hemos cumplido 6 años.

Viene con mi socio y le invitan “la mejor torta de Tarapoto” sabían que se dedicaba al tema de la pastelería y desde entonces, él vio que había mucho por hacer, me llamó y me dijo: Gabriel, revisa el mercado de Tarapoto.

Entonces, llame a la municipalidad; señorita queremos una reunión con un regidor de desarrollo económico, queremos ver una inversión – claro que sí, ¿cuándo están llegando? Me consultó la secretaria, en dos semanas, le respondí, pero dígame ¿Dónde puedo comprar una torta o un cheesecake? Al otro lado, la señorita muy natural me respondió: No creo que tengan eso señor.

Siento que hay mucho por hacer, hay mucho conformismo.

He visto una gran oportunidad, lo que pasa aquí es un tema generalizado a nivel de la región, es el conformismo, si lograron algo ya se quedan, ahí está el detalle, en el tema de no ambicionar más, no desde la palabra ambición de malicia, si no de crecimiento.

Queremos una cultura fuerte, queremos una cultura del café, del cacao.

A mí me da mucha cólera cuando compro en Lima rellenos de Guanábana, pero esa Guanábana sale de la selva y va a Lima, en Lima lo procesan y llega aquí procesada con ciertos adictivos adicionales; pero ¿qué ocurriría si produzco aquí? Imagínate la cantidad de personas con trabajo en producción de la pulpa de guanábana, del Café y el Chocolate.

Te puede interesar:  Portada, martes 01 de diciembre 2020

Ahora tengo un proyecto mayor aquí en Tarapoto hacia este lado tengo Nueva Cajamarca y hacia el otro lado a Juanjui, qué ocurriría si yo desarrollo centros de producción en Nueva Cajamarca y en Juanjui, mis carros van llenos y regresan vacíos de allá puedo dinamizar la producción. Cuando voy a Nueva Cajamarca mi carro pasa por Moyobamba y Rioja para dejar la producción, es mi idea de expansión por este lado de Juanjui, tengo Picota y Bellavista, ese eje es mi proyecto final.

Deudas con la niñez y la juventud

Tenemos deudas en la educación, los chicos de la universidad no siento que estén preparados para el mundo real del emprendimiento, no es que al salir de la universidad ponga una empresa y quiero ser gerente, tienes que hacer camino, tienen qué equivocarse, tienen que hacer camino para que puedan llegar a un cargo adicional, no vas a lograrlo si no ganas experiencia, el trabajo te enseña a ser puntual, responsable, aunque sea a la mala.

Continúa leyendo