Sinfonía “Oriente y Occidente”: Un Éxodo para la Música y el Arte

 Sinfonía “Oriente y Occidente”:  Un Éxodo para la Música y el Arte

Anteayer, 14 de octubre, conmemoramos los treinta años en que fue estrenada la Sinfonía “Oriente y Occidente” del Maestre David Juan Ferriz Olivares, con un grato recordatorio de sus Herederos Iniciáticos, nuestros Queridos Maestros, Venerables Sat Arhats Contadora María Nilda Cerf Arbulú y Matemático José Miguel Esborronda Andrade, quienes mostraron en Facebook una hermosa y simbólica publicación con foto:

“Planta denominada “Cuna de Moisés” en el Jardín de la Casa Sede Mundial en Caracas, Venezuela. Homenaje al Patriarca del Éxodo en el 30 aniversario del Estreno Mundial de la Sinfonía Oriente y Occidente, dedicada por el Maestre David Juan Ferriz Olivares al Maestre Serge Raynaud de la Ferrière.”

Como podemos ver, esta celebración se une y es la antesala para la conmemoración mundial de uno de los acontecimientos más trascendentales para el destino histórico de la humanidad: el EXODO del SABER de AQUARIUS, magno suceso acometido por el Maestre Dr. David Juan Ferriz Olivares, el 18 de octubre de 1990 quien, a la cabeza de cientos de Discípulos y participantes, partió desde los Centros de poder de la deformación de la obra inicial del Maestre Dr. Serge Raynaud de la Ferrière (la gfu) en Caracas-Venezuela, hacia Lima-Perú, con el objetivo primordial de rescatar, preservar y perennizar la Obra y Pensamiento fidedignos del Maestre Raynaud de la Ferrière, fundando la ancestral Magna Fraternitas Universalis (www.magnanet.org) en bien de la Gran Tradición Iniciática y por ende, de toda la humanidad.

De esta manera, el Maestre Dr. Ferriz Olivares se integró sabia y pertinentemente a una LEY universal de la vida que es la Ley de los Éxodos, y que se manifiesta en todas las circunstancias cuando los seres, instituciones o el SABER mismo enfrentan “situaciones límite”, teniendo que decidirse y acometer un CORTE y salida, apartándose de los ambientes o circunstancias que pretenden aniquilar su evolución, el cumplimiento de su misión o su vida misma.

Te puede interesar:  Libertad, Destino y Voluntad

Por ejemplo, una ilustración de aplicación en el arte y la música de esta LEY VITAL DEL EXODO es la situación actual de decadencia en que, por la separación cada vez más grande entre forma y contenido, ha desembocado en este alarmante “callejón sin salida” artístico-musical del mundo actual, desligándose así de la esencia del arte al olvidar su verdadera misión (entronizando la forma en detrimento del espíritu) situación alienante que va de la mano con el bajo nivel cultural o vulgaridad masiva de la sociedad (verbigracia, la música popular en las recientes décadas).

Ante esta “situación límite” SURGEN una puerta y ventana abiertas con su aire revitalizante, como alternativa a ese “callejón sin salida” del arte actual, en las enseñanzas y propuestas de la Gran Tradición Iniciática (www.magnanet.org) ofrecidas por la mano magistral de los Maestres Dr. Serge Raynaud de la Ferrière y  Dr. David Juan Ferriz Olivares, este último, con el mensaje magno y profundo a través de su “SINFONÍA ORIENTE y OCCIDENTE”, Obra Maestra que nos invita e INDICA EL CAMINO por el cual los músicos y artistas puedan SALIR EN ÉXODO y cumplir su verdadera misión.

Pero, ¿Cómo y por qué afirmamos esto?

Pues porque esta obra musical es, en sí misma, una enseñanza y ejemplo elocuente de las características primordiales que debe seguir el ARTE en esta Era del Saber (Aquarius) ya que, entre otras cualidades rectoras, nos muestra un equilibrio magistral entre la obediencia a la forma y técnica musical (características de acuario y de saturno como regente de esta era) ciñéndose a las reglas compositivas clásicas pero sin dejar de ofrecer el libre curso a la inspiración y al vuelo de la inteligencia musical, transmitiendo con originalidad un mensaje trascendental y necesario (todas estas, características mercuriales) para la evolución actual de la humanidad: el mensaje imperioso de la UNIÓN y COMPRENSIÓN.

Te puede interesar:  SICARIO.- JULIO CONTÁZAR

De esta manera, apreciamos una obra que tiene la genialidad de unir en un solo tiempo melodías del Islam e Israel, dando el poderoso mensaje de reconciliación entre estos pueblos milenarios, enemistados solo hace algunas décadas por poderes occidentales. También, vivencias musicales del África Central, Japón (con su “música tradicional pentafónica, abigarrada del folklore de las calles y la delicadeza de las campanitas y sonidos melodiosos de la música del Palacio del Mikado”) donde el compositor nació y se formó en sus primeros 6 años, y finalmente, conjugando el tango “zíngaro y gaucho” así como la música clásica europea, influido por Richard Strauss, Rachmaninoff, Silvestre Revueltas, entre otros.

Asimismo, la concepción de esta Sinfonía revela otra de las características del Arte en la Nueva Era que es: el trabajo en equipo al considerar el compositor tomar en cuenta eligiendo entre algunas opciones orquestales que le ofrecía la gran Directora María Octavia Issa, quien luego fue la encargada de estrenar esta magna partitura en el gran teatro Teresa Carreño de la culta e ilustre Caracas-Venezuela, Cumbre de la Música latinoamericana.

Esta característica la vemos hoy gratamente con el próximo estreno de la Ópera “Eclipses” (este 25 de octubre) de la dramaturga Maritza Núñez y que incluye la música de 15 compositores peruanos y otros artistas visuales.

Por lo tanto, la Sinfonía Oriente y Occidente es una insustituible posibilidad de Éxodo para los músicos y artistas de esta Era, permitiéndoles una salida triunfal de las circunstancias aniquilantes que les impiden cumplir la misión artística, evolutiva y educadora para la cual han sido destinados.

 

Continúa leyendo