El descenso de la mortalidad, no significa el fin de la pandemia

 El descenso de la mortalidad, no significa el fin de la pandemia

Cifras oficiales, indican que somos el país con la tasa más alta de fallecidos (más de 960) por millón de habitantes. 

Durante las últimas semanas, informes del Minsa y del Sinadef (Sistema Informático Nacional de Defunciones) coinciden en una disminución del número de fallecimientos por Covid-19. 

Sin embargo, los investigadores advierten que las medidas de prevención se deben mantener y que el periodo de baja debe aprovecharse para implementar nuevas acciones de control y atención de la enfermedad. 

El número de muertes por Covid-19 es uno de los principales indicadores para medir el impacto de la pandemia. En Perú, las consecuencias son desoladoras: según cifras oficiales, somos el país con la tasa más alta de fallecidos (más de 960) por millón de habitantes. Sin embargo, en las últimas semanas, el número de decesos diarios, reportados han mostrado una tendencia a la baja. 

El Gobierno anunció el reinicio gradual de la cuarta fase de reactivación económica. En este contexto, las experiencias de otros países y el propio desarrollo de la enfermedad en el nuestro advierten de la imperiosa necesidad de reforzar acciones para prevenir una nueva ola de contagios y muertes. Especialistas consideran que, si bien han disminuido los casos -debido al comportamiento natural de la enfermedad, entre otros factores- aún no estamos cerca del final de la pandemia. 

¿Cómo podría afectar al Perú una segunda ola?  

Para Liliana La Rosa, en nuestro país existen condiciones sociales y económicas diferentes que, así como propiciaron la primera ola, podrían intensificar las consecuencias de un nuevo brote. “En España no hay una economía informal que ocasione que la gente trabaje en cualquier condición; nuestras posibilidades de una segunda ola son altas por la pobreza, la falta de servicios básicos y la falta de profesionales de la salud”, advirtió. 

Te puede interesar:  Francia extiende el toque de queda y afectará a 46 millones de personas

Percy Minaya, considera que, al haberse registrado un fuerte impacto en un primer momento de la pandemia, la situación de Perú no es comparable a la de países de Europa. “Las prevalencías difieren, de manera que una segunda ola dependerá de qué tan duradera es la inmunidad y de cuándo terminará de afectar a distritos y provincias que aún no han sido alcanzados; eso no significa que bajemos la guardia en las medidas de prevención”, señaló. 

Sobre la inmunidad de grupo o también llamada “inmunidad de rebaño”. 

La epidemióloga Zulma Cucunubá advierte: “América Latina tiene una mayor proporción de personas infectadas que Europa. (…) Eso hace que el futuro que nos espera sea relativamente distinto. Puede ser que en algunas zonas, donde la pandemia fue devastadora, se infectó suficiente población para producir, al menos temporalmente, inmunidad de grupo, para evitar rebrotes en los próximos meses. Pero son zonas muy específicas”.  

Sobre la inmunidad generada frente al Sars-Cov-2, aún no hay estudios concluyentes. Algunas investigaciones estiman que la protección natural podría durar unos meses; se ha determinado que las personas generan cierta inmunidad, pero aún no se sabe su alcance, su condición y tiempo; por lo cual no es viable confiar en esta condición. 

Recomiendan mejorar la comunicación 

El grupo Plataforma Ciudadana para la Formulación de Políticas de Salud y Derechos Humanos; propone, entre otras medidas, mejorar la comunicación y reforzar los mensajes de higiene y distanciamiento social; fortalecer la organización comunitaria y los programas y postergar las actividades económicas que generen aglomeraciones. 

Mejorar la atención en centros de salud y postas médicas 

Te puede interesar:  La pandemia nos ha demostrado que el tema de la salud estaba en malas condiciones

Liliana La Rosa considera que la Covid-19 se sumará a otras patologías ya instaladas, como la tuberculosis o el dengue. Por ello, señala que se debe mejorar la atención en centros de salud y postas médicas y, también, las condiciones laborales del personal sanitario. “En más de seis meses de pandemia, seguimos con un primer nivel de atención endeble, y es allí donde se debería contener la potencial segunda ola”, dijo. 

No es momento para retroceder 

El médico intensivista Jesús Valverde, resaltó la importancia de preparar los servicios de salud: “No es momento para retroceder, se debe focalizar los hospitales que puedan atender a pacientes no Covid-19, reponer nuestras farmacias y verificar que los ventiladores estén operativos. Es un momento para preparar nuestros hospitales para lo que pueda venir más adelante” finaliza. 

Continúa leyendo