La pandemia es una sombra gris en San Martín… Como la tala de nuestros bosques que consume y atenta nuestras vidas.

 La pandemia es una sombra gris en San Martín… Como la tala de nuestros bosques  que consume y atenta nuestras vidas.

El Bosque de Protección del Alto Mayo es una zona llamada a ser “protegida”, con selvas de montaña nubosas y lluviosas y gran biodiversidad, en esta área que da nacimiento al Río Mayo, y al parecer este universo de vida aún tiene muchas historias por suceder dentro de la tragedia ambiental aun por narrar y escribir en este escenario encuentros y desencuentros.

Tala de madera, tráfico de tierras, secuestros castigos y vejámenes a fiscales, policías y guardaparques infringidos por traficantes utilizando la fachada de las rondas realizan actividades ilícitas de toda índole… Las tierras de este bosque fue ofrecido como trofeo como “territorio liberado” para conseguir el voto del migrante andino por algunos politiqueros de media pinta en el Alto Mayo.


Tras una pomposa inauguración de una base policial “muy codiciada en su momento por los jugosos y codiciados viáticos” y sin resultados que mostrar antes y durante la pandemia… es que, al parecer, el reino de la impunidad y el delito persiste.

Y lo vamos a repetir una y cuantas veces sea necesaria: Proteger esta área es garantizar el normal aprovisionamiento de agua para el consumo humano de los pobladores de Moyobamba, Rioja, de Nueva Cajamarca, Pardo Miguel, Awajun; es algo que los alcaldes deberían de tenerlo muy pero muy claro.

Proteger y conservar especies de la fauna silvestre en peligro de extinción; conservar sus numerosas especies de orquídeas de la llamada “Ciudad de los Orquídeas” sea quizás la llamada a defender estos espacios de vida, no solo de nombre o denominación, sino por su real compromiso con la naturaleza y la vida.

Más allá del accionar de tal o cual institución del estado, mas allá de la aptitud, incapacidad o complicidad, desde antes la pandemia, hemos condenado y denunciado el trafico de tierras y de madera de en el Bosque de Protección Alto Mayo, hemos acompañado la cerca los esfuerzos de personas y algunas organizaciones civiles por la defensa de esta zona. Hemos destacado nobles emprendimientos de seres humanos como Norvil Romero, de las mujeres del bosque de las nuas y cuantos hombres y mujeres que han apostado por un desarrollo sostenible del Bosque.

Te puede interesar:  Por tercera vez solicitan al Congreso de la Republica crear Colegio de Comunicadores del Perú

Con tristeza recibimos en esta redacción la nota de prensa de la fiscalía ambiental en la indica que se constató la deforestación de cuatro hectáreas en el bosque.

La nota de prensa indica que el último viernes, la Fiscalía Provincial Especializada en Materia Ambiental de Moyobamba, realizó un operativo conjunto ante reiteradas denuncias por destrucción y tala de bosques dentro del Bosque de Protección Alto Mayo (BPAM), donde se constató la tala de cuatro hectáreas de árboles de bosques primarios y secundarios, en la parta alta del sector Santa Cruz, ubicado en el distrito de Pardo Miguel Naranjos, Rioja. Ojo aquí, “ante las reiteradas denuncias”; es que ¿han tenido que ser reiteradas?

Voces, en dialogo con el fiscal adjunto provincial, Alexander Taica Luliquis, que lleva el caso, indicó que la persona que arrasó el bosque responde al nombre de León Leonardo Sánchez; habiéndose presentado voluntariamente a la fiscalía.

El fiscal indicó que “el depredador” responde al nombre de Leodan León Sánchez, que no ha sido detenido al no haber sido encontrado en flagrancia, la fiscalía ambiental recién ha aperturado el proceso y va a realizar la diligencia preliminar, como es un caso nuevo solamente se ha puesto en conocimiento de la autoridad competente por “la presunta tala que se está realizando en ese sector”

¿Presunta? ¿Y el registro fotográfico del fiscal, policías y guardaparques posando ante los enormes árboles talados?

Sernamp, como ente competente ya ha puesto la denuncia.

Conocedores de hechos anteriores, consultamos al fiscal, Taica si no hay peligro de fuga del denunciado, el fiscal señaló: “No creo, porque voluntariamente se apersonó a la fiscalía”. Según se informó, la destrucción de esta zona protegida, habría sido para incorporar sembríos de maíz, frejol, yuca y plátano.

Te puede interesar:  Portada, lunes 19 octubre 2020

Para Segundo Vicente Calle, conocido por su incansable y a veces solitaria defensa del bosque de protección: “Hiere mucho el silencio, como hiere la inacción de las autoridades”

“Si, esto va a continuar, eso le decía el 14 de este mes en una reunión que hemos tenido con el Ministro de Defensa, para sustentar la creación y dotación una unidad militar de la base militar de Rioja e igual se lo comenté al secretario General del Poder Judicial en el sustentó para la creación del JUZGADO ESPECIALIZADO en Materia Ambiental… Porque éstos ilícitos ambientales se van a seguir dando en las narices de las autoridades, más aún con el retorno de miles de coterráneos a la región San Martín por la pandemia… Y muchos de ellos al interior y jurisdicción del área protegida Bosque de Protección Alto Mayo. Es indignante la corroboración de estos hechos que continúan destruyendo el habitad de nuestra biodiversidad y los ecosistemas de nuestra ÚNICA fuente de agua de miles de pobladores”. Señala Vicente Calle.

Biodiversidad del bosque

A la fecha se ha registrado en el BPAM 17 especies de aves endémicas de distribución restringida y 23 especies consideradas amenazadas globalmente. Destaca la presencia de la lechucita bigotona con sus 12 cms., el búho más pequeño del mundo, resalta la presencia de cerca de 45 especies de colibríes. El alto número de águilas y halcones –entre 27 especies- indica una diversidad de fauna capaz de mantener a tantos depredadores. Entre los mamíferos destaca el mono choro cola amarilla, el más grande del Perú y especie endémica de los bosques montanos de Amazonas y San Martín que fue redescubierto en 1974. Se ha reportado la presencia de otras especies, tales como el oso de anteojos, el puma, el musmuqui andino, el tocón andino, un mono raro y endémico, restringido a los bosques de tierras bajas del Alto Mayo (entre los 850 y1,000 m.s.n.m.) y el ya casi extinto armadillo gigante. Los bosques nubosos o de neblina son los predominantes y ocupan cerca del 72% del área. En ellos habita una alta diversidad de epífitas, orquídeas, helechos y bromelias como la piñuela.

Te puede interesar:  Policías en retiro protestan por falta de atención médica en Salupol

Continúa leyendo