Proyecto Boshumi del GORESAM impulsa la instalación de plantas de incienso

 Proyecto Boshumi del GORESAM impulsa la instalación de plantas de incienso

Indudablemente una de las grandes riquezas de la región San Martín la constituye su flora y fauna en gran variedad, la misma que debe ser protegida y conservada en un trabajo conjunto de las autoridades y la sociedad civil, en especial los agricultores; entre las especies de flora están las pocas conocidas plantas de incienso, que ya empiezan a ser requeridas, poniendo en peligro su conservación.

El incienso es la resina que se extrae de árboles nativos de nuestra región y que abundan en los bosques de Shunté, que corresponden al género Clusia. Este árbol crece en los bosques montañosos húmedos, entre los 1.200 y 2.000 metros sobre el nivel del mar. La recolección del incienso se efectúa mediante cortes (o picas) en la corteza del tronco del árbol para producir el escape de la resina, usualmente se realiza entre dos y tres cortes por árbol.

El incienso o resina es muy apreciado, por ello su extracción furtiva y masiva está generando que esta especie se encuentre en peligro de extinción; por tal motivo, el Gobierno Regional de San Martín mediante el Proyecto Boshumi, viene tomando acciones para proteger y promover su extracción de manera sostenible, y su instalación para conservar la especie.

“Actualmente el Proyecto Boshumi de la Autoridad Regional Ambiental-ARA-, tiene instalado 59 hectáreas en macizo con 322 plantas por hectárea, y 30 hectáreas en sistema agroforestal con 70 plantas por hectárea, que equivalen a 21,088 plantas en total”; dio a conocer Gerardo Cáceres Bardález, gerente de la ARA.

Sus usos, son como aromatizante, principalmente en actividades religiosas y en el hogar, la resina también se emplea en estado líquido para cicatrizar heridas en combinación con otros productos, es utilizado como aceite para curar lesiones, cortes en la piel y mordeduras de serpientes; la madera del árbol, también se usa para fabricar muebles de menor calidad en comparación con otras especies maderables.

En la provincia de Tocache zona de Montecristo, se conoce que algunas personas se dedican a la compra del producto extraído por los agricultores, pagando hasta S/ 80.00 por kilogramo, cuyo precio hasta puede triplicarse en la zona de frontera, Chile y Bolivia principalmente.

Continúa leyendo