SOBRE VACUNAS Y VACUNACIONES

 SOBRE VACUNAS Y  VACUNACIONES

¿QUÉ ES UNA VACUNA?
Las vacunas son preparados biológicos que se administran a las personas, por diversas vías (oral, intradérmica, subcutánea) y tienen como finalidad generar inmunidad activa y duradera contra una enfermedad determinada, estimulando la producción de defensas contra esa enfermedad.
Son producidas con toxoides, bacterias, virus atenuados, muertos o fabricados por ingeniería genética y otras tecnologías.
Un toxoide es una toxina bacteriana cuya toxicidad ha sido atenuada (disminuida) o suprimida por un producto químico o por efectos del calor, mientras que se mantienen otras propiedades, como su capacidad de hacer reaccionar al sistema inmunológico.
¿CÓMO FUNCIONA UNA VACUNA?
Cuando se administra una vacuna a una persona (recién nacido, niño, adulto, mujer, hombre, gestante), el sistema inmunológico reconoce el antígeno, interpreta que se trata de una enfermedad determinada y produce anticuerpos específicos (defensas) contra ésta.
Un antígeno es una sustancia que al introducirse en el organismo induce en este una respuesta inmunitaria, provocando la formación de anticuerpos.
Gracias a este proceso, si la persona ya vacunada tiene contacto con el microorganismo (bacteria, virus) contra el cual fue vacunada en algún momento de su vida, las defensas generadas gracias a la vacuna se encargan de protegerla para evitar la enfermedad o que ésta sea leve.
FORMAS DE APLICACIÓN DE LAS VACUNAS
Las vacunas pueden ser aplicadas a través de inyecciones y algunas por vía oral (polio y rotavirus).
¿LAS VACUNAS PUEDEN CAUSAR SÍNTOMAS MOLESTOS?
La aplicación de una vacuna por vía inyectable puede causar dolor, enrojecimiento e inflamación en el lugar de la aplicación. Estos síntomas, generalmente suelen desaparecer espontáneamente.
En algunos casos puede aparecer fiebre y decaimiento durante uno o dos días.
Si estos síntomas persisten, se debe consultar a un profesional de la salud.
Las denominadas vacunas a virus vivos y atenuados, pueden reproducir levemente la enfermedad, esto asegura que generamos las defensas.
Eventos graves y peligrosos en relación a las vacunas son muy poco frecuentes.
¿SON IMPORTANTES LAS VACUNAS?
Las vacunas y el lavado de manos son las dos herramientas más importantes para la prevención de enfermedades.
Hace muchos años, cuando no existían las vacunas, algunas enfermedades producían miles de muertes por año.
En el año 1980, se declaró oficialmente erradicada del planeta la viruela. Esto fue producto de un programa de vacunación efectivo a nivel mundial.
Actualmente se trabaja para erradicar la poliomielitis (polio) y el sarampión.
¿QUÉ PUEDE PASAR SI NO NOS VACUNAMOS?
En el caso de no recibir la vacuna en el momento adecuado y en las dosis correctas, si tenemos contacto con un microorganismo causante de una infección, podemos presentar la enfermedad. Algunas de estas enfermedades pueden producir complicaciones importantes o incluso la muerte.
Además, es fundamental tener en cuenta que no sólo podemos enfermarnos nosotros, sino también transmitir las enfermedades a personas más vulnerables que no pueden recibir las vacunas como por ejemplo bebés recién nacidos, personas con defensas bajas, mayores de 65 años y embarazadas.
¿LAS VACUNAS TIENEN CONTRAINDICACIONES?
Sólo algunas. Por ejemplo, las vacunas con virus vivo y atenuado están contraindicadas para embarazadas, personas con el sistema inmunológico comprometido y otras situaciones particulares.
Por eso, es necesario que informemos al personal de salud en caso de estar padeciendo alguna enfermedad o de embarazo para que se pueda evaluar si es conveniente colocar una vacuna determinada o que tipo de vacunas colocar si corresponde en cada caso.
TIPOS DE VACUNAS
De virus vivos. Usan la forma del virus debilitada (o atenuada): sarampión, paperas, rubéola y la vacuna contra la varicela son ejemplos.
Vacunas muertas (inactivadas): se hacen de una proteína u otros pequeños fragmentos tomados de un virus o bacteria: tos convulsiva es un ejemplo.
Vacunas toxoides: contienen una toxina o químico producido por la bacteria o virus. Estas vacunas nos hacen inmunes a los efectos dañinos de la infección, en lugar de a la infección en sí: vacunas antidiftérica y antitetánica.
Vacunas biosintéticas: contienen substancias artificiales que son muy similares a fragmentos de virus o bacterias: vacuna contra la hepatitis B.

Te puede interesar:  Un mundo armónico para todos

Hasta la próxima semana…
Pueden sugerir temas a tratar, a través del correo electrónico o al WhatsApp del celular que figura al pie de este artículo.

Dr. HÉCTOR PEREDA SERNA
PEDIATRA
Correo electrónico: hperedas@hotmail.com
Celular: 999 962 366
Celular para citas: 933 839 979

Continúa leyendo