Nativos Awajún y Kichwa son los pueblos indígenas más afectados por la pandemia

 Nativos Awajún y Kichwa son los pueblos indígenas más afectados por la pandemia

Un informe del Centro Nacional de Epidemiología, Prevención y Control de Enfermedades del Ministerio de Salud establece que hasta la fecha se han registrado más de 21 mil indígenas contagiados en la Amazonía, la mayoría de ellos de las etnias awajún y kichwa. Sin embargo, aún no hay información sobre la cantidad de fallecidos por el nuevo coronavirus.

La población indígena más afectada ha sido la awajún, con más de 5 mil casos confirmados, seguida de los kichwa (localizados en Loreto y San Martín), con 4.820 casos, y los achuar con casi 2 mil contagiados.

Una cifra que representa el 8% del total de indígenas (126 mil) que habitan en 1.560 comunidades de ocho provincias, de acuerdo con la base de datos del Ministerio de Cultura.

La sala situacional de pueblos indígenas del Minsa no considera fallecidos. Sin embargo, la Asociación Interétnica de Desarrollo de la Selva Peruana (Aidesep) registra hasta el momento 384 indígenas muertos por coronavirus en la Amazonía.

Lejos de farmacias y de hospitales, las comunidades indígenas son las más vulnerables frente a esta pandemia. Pese a la normativa para su protección, lo ejecutado hasta el momento no ha sido suficiente.

Lo urgente por hacer
El avance del COVID-19 en los territorios indígenas amazónicos es una realidad. Su llegada no ha hecho más que desnudar todas aquellas fracturas coloniales que han destruido estos espacios por la inoperancia estatal y la falta del interés por preservar la vida.

La tarea urgente y primordial por parte del Estado comienza por reconocer, respetar e incorporar todas las diversas estrategias y las propuestas ya impulsadas desde las organizaciones indígenas amazónicas y sus comunidades base.

Te puede interesar:  De forma gradual se reactivará la actividad económica en el Alto Mayo

Y para ello, se necesita menos arrogancia para abrazar la participación de estos pueblos, quienes conocen mejor sus contextos locales y las carencias estructurales de larga data. Solo así podrá aplicarse cualquier propuesta de contención, ya sea con decretos o normas específicas; comandos de operaciones COVID-19 a nivel nacional o regional; campañas de prevención; planes de salud regionales o provinciales; brigadas de asistencia sociales y médicas. Todo bajo el desafío de aproximarse interculturalmente, bajo estas circunstancias extraordinarias, como país.

Continúa leyendo