Se ha incrementado consumo de sustancias adictivas en adolescentes en la provincia de San Martín.

 Se ha incrementado consumo  de sustancias adictivas en adolescentes en la provincia de San Martín.

El consumo de sustancias se volvió un integrante incómodo en las familias, del que muchos no desean hablar

Segun el estudio realizado en Tarapoto existe un claro ejemplo en nuestra provincia, donde el consumo de sustancias se volvió un integrante incómodo en las familias, del que muchos no desean hablar.

A pesar de que existen varios programas sociales promovidos por el estado peruano, desde el Ministerio de Salud o el Ministerio de Educación, con sus planes de intervención para enfrentar esta problemática social, a menudo estos programas terminan chocando contra un muro de negación, falta de comprensión y sensibilización con respecto al tema, trayendo consecuencias críticas, más aún cuando los consumidores de sustancias son menores de edad, señala el estudio.

En la provincia de San Martín y sus distritos más poblados como Tarapoto, Morales y la Banda de Shilcayo tenemos un aproximado de 256 mil habitantes según el último censo nacional del 2017. De ello el 27% son adolescentes, población con la que se realizó una investigación sobre la cual queremos compartir algunos hallazgos, señalan los especialistas.

En 2019 el centro de tratamiento y rehabilitación para drogo dependientes Takiwasi, ha desarrollado un proyecto de prevención del consumo de drogas en alianza con la organización de jóvenes líderes Red Inter Quorum San Martín y gracias al financiamiento otorgado por la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC). Los beneficiarios de esta intervención han sido 500 adolescentes cursantes del cuarto y quinto año de secundaria de tres colegios de nuestra ciudad.

Como parte de este proyecto de prevención, que ha incluido acompañamiento psicológico y talleres de expresión emocional, se ha realizado una investigación utilizando un sofisticado sistema de evaluación y detección del consumo de alcohol, tabaco y sustancias, y relativos niveles de riesgo de caer en una adicción. Este test, conocido con el nombre de ASSIST, fue desarrollado para la Organización Mundial de la Salud (OMS) por parte de un grupo internacional de investigadores y médicos.

Te puede interesar:  Casos confirmados por coronavirus Covid-19 ascienden a 949 670 en el Perú

Durante el proceso de evaluación se mantuvo ciertas expectativas con lo que se podría encontrar, pero los resultados fueron más de lo que se esperaba.

Solo 121 (24.8%) de los 500 estudiantes encuestados no tuvieron ningún contacto con sustancias de cualquier tipo. Por su parte 379 estudiantes consumieron al menos una sustancia, 124 al menos dos sustancias y 63 estudiantes tres sustancias simultáneamente. La cifra es alarmante si tenemos en cuenta que resulta que el 75.2% de alumnos ya tuvieron un acercamiento muy próximo con sustancias toxicas y potencialmente adictivas, a pesar de su corta edad.

¿Cuáles son estas sustancias?
Por encima están las llamadas drogas legales – sustancias con efectos psicoactivos que son permitidas, su consumo no es penado por ley, aunque es nocivo. En esta categoría se encuentran el alcohol y el tabaco.

En el primer lugar en cuanto a consumo encontramos al alcohol con 362 estudiantes, quienes en su mayoría afirman que su primer contacto con las bebidas alcohólicas fue en fiestas de quinceañeros o reuniones familiares, donde tristemente se normalizó el consumo de alcohol en menores de edad. El segundo puesto es ocupado por el consumo de tabaco con 153 estudiantes. Las siguientes sustancias de consumo pertenecen a la categoría dedrogas ilegales: vemos entonces que 66 estudiantes consumieron marihuana y 29 cocaína.

Desde la experiencia de Takiwasi y de otros especialistas que se dedican al tratamiento de adicciones, es el alcohol que usualmente abre las puertas al consumo de otras sustancias.

La marihuana, que según nuestros datos ha sido consumida por 66 estudiantes de 500 (13,2%), representa una sustancia de alto riesgo, generalmente minimizado entre los jóvenes. Sus daños no son muy evidentes en el corto plazo y la adicción se desarrolla lentamente. Entre los efectos dañinos de la marihuana, además de la adicción, encontramos: problemas de atención y de concentración, progresivo descuido de los deberes y responsabilidades, irritabilidad, paranoia, confusión y aislamiento social.

Te puede interesar:  Trabajadores de Salud realizan protesta frente a la sede de la OGESS Alto Mayo

El Centro Takiwasi lleva 28 años rehabilitando personas con adicciones, brindando atención ambulatoria y tratamiento residencial en un contexto de comunidad terapéutica, realizando programas de prevención, investigando y formando profesionales a través de charlas, artículos de difusión y seminarios de desarrollo personal.

Responsables del estudio: Tito Jhonatan Flores Rojas, Lic. Psi. CPsP. 36800. Veronika Kavenská, Ph.D., psicóloga, psicoterapeuta,

Continúa leyendo