Ningún nivel de gobierno ha tenido un –por lo menos- un “Decente manejo de la pandemia”

 Ningún nivel de gobierno ha tenido un –por lo menos- un “Decente manejo de la pandemia”

Entrevista a Abogado Gonzalo Gonzales: 

“Tenemos hospitales que no se terminan de equipar, los que se entregaron no tienen plantas de oxígeno o las tienen funcionando a medias”

“No creo que ningún nivel del gobierno peruano (llámese central, regional o local) haya tenido un -por decir lo menos- ‘decente’ manejo de la pandemia.


Creo que se pudo hacer más, si se sinceraban las cifras, se pudo haber adoptado mejores políticas públicas en el sector salud que permitiera enfrentar con eficacia esta pandemia. “Cuando no sinceras las cifras, el número de contagiados y fallecidos por COVID-19 no es el real, compras menos camas, menos respiradores, menos equipos de bioseguridad, contratas menos personales, asignas menor presupuesto, y todo se va al demonio”.

Así se expresó el Abogado Gonzalo Gonzales Gonzales en reciente entrevista que le hicimos tras el mensaje presidencial.

El abogado continúa, “El gobierno se equivocó desde el principio al someternos a una cuarentena rígida, sin considerar la diversidad de población que tenemos y un elevado porcentaje de informalidad, más del al 70 %, de nuestra población, personas que sobreviven del día a día” sostiene.

Sobre la cuarentena 

Gonzalo Gonzales continúa su análisis, las cuarentenas rígidas solo sirven, según la Universidad de Johns Hopkins, para que un gobierno gane tiempo para preparar y equipar los hospitales y al personal de salud en general, para hacer testeos moleculares intensivos y el seguimiento de infectados (con quiénes tuvo contacto y a estos aislarlos y también hacerles las pruebas), es decir, para enseñar a la población sobre los tres pasos fundamentales de su nueva forma de vida: lavado frecuente de manos, aislamiento social y uso permanente de mascarillas (véase:https://twitter.com/johnshopkinssph/status/1288149757559549953?s=12). De las cuales, el gobierno solo hizo esta última, respecto de las otras dos medidas no se verifica -casi ya llegamos a los 150 días de cuarentena- un avance real, tangible e importante. Todavía tenemos hospitales que no se terminan de equipar, los que ya se entregaron no tienen plantas de oxígeno o las tienen funcionando a medias, ahí tenemos el caso del Hospital de Moyobamba, los hospitales COVID-19 siguen en construcción como el de La Banda de Shilcayo; algunos anuncian su entrega para septiembre, eso sin contar que haya adicionales, falta de entrega de obra, penalidades, arbitrajes.

Te puede interesar:  Portada, viernes 18 setiembre 2020

Con las pruebas moleculares pudo haberse detectado tempranamente la enfermedad. 

Asimismo, señala que el gobierno no se preocupó por la compra de pruebas moleculares, prefirió las rápidas que, según entendidos en la materia, como el Dr. Bustamante, arrojan falsos negativos, lo que hace que estas personas crean que están sanas, no se aíslen y, a la par de dejar avanzar la enfermedad, terminan contagiando a sus familiares. Con la compra de pruebas moleculares pudo haberse detectado tempranamente la enfermedad, con cuyo tratamiento ambulatorio se evitaba que esos infectados lleguen a los hospitales y estos no terminen colapsados.

Respecto del comportamiento de la población, refirió: “No creo que se tenga que culpar a la población que, supuestamente, con conocimiento de su diversidad, decidiste postular para gobernar. Son seres humanos y necesitan trabajar para sobrevivir.

El que critica desde la comodidad de su hogar que la gente tuviera la necesidad de salir a buscar el sustento para su hogar, creo que vive en Suiza o Finlandia”.

Se trata de nuestro Perú, si no trabajas, no comes; si no comes, te mueres. Así de sencillo. Si ofreces bonos quincenales, pues entrégalos quincenalmente, y no te quejes de que la gente salga por necesidad a trabajar pasadas esas dos quincenas, tras entrega de dos bonos, cuando ya vamos por la décima quincena. ¿De qué cree el gobierno y los críticos acomodados que esa gente iba a vivir?

Mucho más barato le hubiera salido al gobierno, hacer una compra centralizada de canastas básicas semanales y utilizar al ejército para entregar casa por casa, familia por familia y conjuntamente con la Policía, vigilar que nadie salga. Allí sí asegurabas que la gente verdaderamente cumpla con el aislamiento social obligatorio.

Te puede interesar:  La solidaridad no es solo un imperativo moral:

La estrategia del gobierno siempre fue mostrar, a través de sus medios de comunicación -sometidos gracias a la publicidad estatal-, que el pueblo tenía la culpa. 

Continúa leyendo