Universalidad Versus Globalización

 Universalidad Versus Globalización

La parte más difícil de escribir estos artículos es: encontrar el tema. Por ello agradezco a mi amada esposa Joy, a quien recurro cuando esta dificultad me inquieta. Esta vez, ella me envió un video sobre la situación de la “lucha” (tal vez aparente) de algunos líderes contra los oscuros intentos de supremacía mundial por parte de poderosos ejecutores del “nuevo orden mundial” y su pérfido y alienante globalismo mercantil, dándome así un interesante tema de actualidad.

Efectivamente, hoy se ha vuelto más notoria la lucha (repito, para muchos aparente y falaz) entre estas dos fuerzas etiquetadas ¡ay! como conservadores y progresistas. Unos, que cuidan el arraigo y sistema de creencias con las que un pueblo se ha forjado y la otra fuerza “progresista” que busca “demoler” toda referencia cultural con la excusa de su caducidad.

Analizando dialécticamente vemos que a los “conservadores” se les puso el “San Benito” o etiqueta de “inhumanos”, “abusivos”, “retrógrados”, “estirados”, etc. apelando a la psicología de masas y de resentimiento social. Por otra parte, vemos que los “progresistas” han buscado capitalizar la etiqueta de “pro ecología”, “verdes”, “inclusivos” ocultando su lado anárquico, totalitario.

Como lo señala Eleonora Urrutia: “La cultura de la cancelación está destruyendo la libertad de pensamiento. Una revolución cultural de izquierda contra los valores tradicionales de libertad de expresión y tolerancia política pretende imponer una única forma de pensar sobre la historia, la raza, el género y una miríada de otros temas.”

La síntesis nos permite apreciar que en estos extremismos subyace muy posiblemente la vieja estrategia del lobo disfrazado con piel de cordero, en este caso, intereses globalistas disfrazados de izquierda, “verdes” …Recordemos que se atribuye a las ONG subvencionadas por poderosos magnates, toda la educación “progresista” que ha hecho decaer la calidad formativa de las últimas generaciones, siendo hoy aún más descarada.

Te puede interesar:  Economía Extractivista: Agonía de la Tierra y de los Pueblos

Es sumamente fundamental pues, mirar profundamente “descascarando” y llegando al equilibrio bien entendido. Para ello, hay preciosos criterios que nos orientan en la confusión. Por ejemplo, el Maestre Dr. Serge Raynaud de la Ferriere (www.magnanet.org) recordaba siempre: “LIBERTAD no quiere decir indisciplina. IGUALDAD no quiere decir uniformidad. FRATERNIDAD no quiere decir negligencia o abandono”.

Entonces, cuando veamos gritar a los manifestantes (o a políticos) por las consignas de libertad, miremos bien si no se trata de indisciplina… ¿Son ordenados, son equilibrados, son responsables, son consecuentes, cumplen la palabra dada? Cuando veamos gritar defendiendo la igualdad, analicemos si no se trata de uniformidad ¿Censuran cualquier opinión que no sea la suya, tienen monopolio en los medios? ¿Participan en linchamientos mediáticos? ¿Crucifican públicamente a personas que no se alinean con sus posturas “progresistas” o conservadoras? ¿Cuáles son sus frutos?

Por ello los intentos globalistas (uniformizantes, masificantes) no tienen nada que ver con la universalidad de esta era. Así, expresa el autor citado:
“…el Aguador [la Era presente] nos aportará la realización de un Ideal de Justicia (…) hacia el cual toda alma aspira. Podemos esperar también nosotros una Era de Universalidad” Un nuevo humanismo, donde “las individualidades y personalidades a las cuales estamos tan sujetos en todos los dominios, desaparecerán poco a poco para ceder su lugar a un estado de universalidad, en el cual los valores particulares de cada uno de los seres estarán a la disposición de todos.” … “a fin de evitar las apropiaciones egoístas y personalistas de ventajas adquiridas sobre los planos material, intelectual y espiritual.”

La universalidad no significa pues, sumergirse en una masa anónima (como en China, Corea del Norte y también los estados “capitalistas”) sino que lo que desaparecerá es el apego a nuestras personalidades e individualidades (pues estamos excesivamente sujetos a ellas). La universalidad implica en cambio comprender y asimilar los valores particulares de cada uno, como en nuestro organismo, donde el “valor individual” del hígado “es reconocido”, no pudiendo ser reemplazado por las células cerebrales y así sucesivamente. El término “glocalización” se acerca, aunque ¡ay! siempre con la perspectiva mercantil sobre la humana (el “hombre económico” sobre el “hombre social” diría el Maestre Dr. David Ferriz Olivares…)
Por ejemplo, esta universalidad implica (a diferencia de la globalización mercantilista) la justicia y el reconocimiento que no vemos ahora en la más acaudalada marca de calzados deportivos apropiándose indebidamente de los diseños típicos del pueblo Guna de Panamá, o en los diseños de las culturas indígenas de México (Hidalgo y Oaxaca) utilizados sin escrúpulos por otra millonaria venezolana, diseñadora de ropa.

Te puede interesar:  LEYENDAS URBANAS: EL TRIÁNGULO DE LAS BERMUDAS y LA CHICA FINGIDA

La universalidad que nos trae esta era Aquarius es angelical, un reino de paz y de justicia, en cambio la globalización que busca a toda costa consolidarse (con la piel de progresista) es infernal, reino de la anarquía, utilitarismo y alienación.

De ahí que comprendemos la sabia enseñanza de nuestra querida Maestra Venerable Sat Arhat (Sexto Grado de Iniciación Mayor) Contadora María Nilda Cerf Arbulú: “…lamentablemente en Europa, en Estados Unidos, ahora en el Asia, se planifican, se organizan mucho, PERO SOLO PARA LO MATERIAL; los intereses, las grandes empresas, las grandes industrias…Los seres humanos estamos llamados no solamente a planificar para buscar ingresos económicos (lamentablemente por la influencia llamada globalización ahora todo es buscar sobrevivir a la situación económica para tener carro, para tener casa) incluso hasta los pocos ingresos que se tiene es en función de la sobrevivencia, pero no en función de la trascendencia. Por lo tanto, es muy importante que el peruano no pierda esa sensibilidad que han tenido nuestras culturas ancestrales…”

Continúa leyendo