Mueren por Hambre más de 46 mil personas por día y más de 8 mil niños por Desnutrición, que son cifras muy superiores a la muerte por Coronavirus

 Mueren por Hambre más de 46 mil personas por día y más de 8 mil niños por Desnutrición, que son cifras muy superiores a la muerte por Coronavirus

Hay una alarma mundial sobre el CORONAVIRUS, y no es, pues, de ninguna manera, soslayable. Se extreman las medidas declarando cuarentenas para sofocar esta pandemia. El mundo, casi, está aislado. En nuestro país, se han radicalizado estas medidas, hasta llegar al toque de queda y todas éstas están muy bien.

Pero llama, poderosamente, la atención que no recoja la gran prensa nacional e internacional y no haya una alarma mundial, ni a los gobernantes de turno, les inquiete, siquiera, de otro fenómeno muchísimo más dramático, más grave y más indignante, como LAS MUERTES por HAMBRE, DESNUTRICIÓN de NIÑOS, ANEMIA, FRIO que suceden todos los días y desde hace muchos años atrás e, incluso, en estos momentos, que está leyendo este artículo, están muriendo miles de niños y personas adultas y seguirán muriéndose después y no merezca ninguna preocupación de nadie. Y son muertes que, tranquilamente, podrían evitarse sólo falta la voluntad política. ¡No son contagiosas, pues! Veamos.

  • El CORONAVIRUS, desde su aparición en China (01.12.2019) hasta la actualidad tiene un tiempo de duración de 4 meses (aproximadamente) y ha provocado 18,700 muertes; es decir que en cuatro meses se han suscitado 156 fallecidos diarios, en promedio, en el mundo, hasta la actualidad.
  • El HAMBRE, al año mata 17.000.000 (diez y siete millones) de personas que corresponde a 46, 575 (cuarenta y seis mil, quinientos setenta y cinco) personas, cada día. (FAO-2017).
  • Significando, entonces, que el HAMBRE mata diariamente a 29,756 % (veinte y nueve mil setecientos cincuenta y seis por ciento) más que el CORONAVIRUS (FAO-2017).
  • Mueren, cada día, por DESNUTRICIÓN 8,500 (ocho mil quinientos) niños de 15 años de edad (año 2017) por causas prevenibles, pero no tienen dinero. (Unicef, Bco. Mundial, OMS, y la División de Población de las Naciones Unidas).
  • Lo que quiere decir que, por DESNUTRICIÓN, mueren, cada día, 5,349 % (cinco mil tres cientos cuarenta y nueve por ciento) de niños más que por el CORONAVIRUS¡Alarmante!
  • Si sumamos las muertes por HAMBRE y DESNUTRICIÓN de NIÑOS, solamente, obtenemos un total de 55,075 por día, lo que quiere decir que existe 35,204.5 % (treinta y cinco mil doscientos cuatro por ciento) de muertes por día más que de CORONAVIRUS. ¡Qué dramático y qué injusticia!, e incluso esto sucede en nuestro país.

De acuerdo a la FAO, en la actualidad se producen alimentos para nutrir a 12,000 millones de personas en un planeta habitado por 7,500 millones de personas, lo que significa que el mundo produce cerca de dos veces más que su requerimiento alimentario. ! nadie debe morirse de HAMBRE!. El cien por ciento de la producción de UVA en ICA, sale fuera del país, sólo se queda lo que no vale; sin embargo, las irrigaciones de Ica, Piura, etc que costó más de 22 mil millones de soles se hicieron con dinero del pueblo; Cajamarca es el primer productor de oro en Perú y América Latina  y tiene el primer lugar en pobreza. La anemia arrasa a cerca de la mitad de nuestros niños y la desnutrición al 13%

Argentina produce alimentos para 410 millones de personas, siendo el tercer productor mundial de miel, soja, ajo y limones; el quinto en manzanas; el séptimo de trigo y aceites; el octavo de maní; sin embargo, entre uno y tres millones de argentinos sufrían hambre, y el presidente NEOLIBERAL Mauricio Macri no pudo alimentar a la décima parte de su población. Pero, también, el más rico del mundo puede gastar un millón de dólares diarios durante más de tres mil años y aún le sobraría su riqueza. El 1% de la población más rica del mundo tiene riqueza equivalente a la pobreza del 99% de la población más pobre. Estas injusticias no son, casuales, ni por alta meritocracia o por productividad, ni por “su” liberalismo; son consecuencia de lobbys, monopolios, salarios paupérrimos, herencias, Panamá Papers, etc.

Toda esta inequidad e injusticia es consecuencia de que nos dispusieron, a nivel mundial y nacional, EL NEOLIBERALISMO impuestos por el FMI y el Banco Mundial, un modelo económico brutal. Si queremos arrastrarlo por 500 años más, continuemos eligiendo a aquellos que nos hambrean y nos roban, como fue en las elecciones pasadas.

Econ. Juan Verástegui Vásquez

Continúa leyendo