ABEJAS: INSPIRADORAS DE SABIDURÍA Y TRASCENDENCIA


Muy grato y significativo ha sido caer en la cuenta, gracias a nuestros queridos Maestros, que al veinte de mayo la ONU lo ha declarado como el DÍA MUNDIAL DE LAS ABEJAS. Efectivamente, nos dio un gusto enorme leer, en whatsapp, este sabio mensaje de los Venerables Maestros Sat Arhats Cont. María Nilda Cerf Arbulú y Lic. José Miguel Esborronda Andrade:

“Felicidades a las ABEJITAS, que son maravillosas: trabajadoras, solidarias, ecologistas, dadivosas, entregadas, benéficas para la salud de todos sus alrededores. ¡Cuidémoslas! Por el ecosistema del planeta: PAX…”

Así, ellos se unen a las profundas reflexiones de su Maestre el Dr. David Juan Ferriz Olivares (www.magnanet.org) quien, en la época de 1970, escribía en su libro “Los Paramitas” (vol. 1) conocimientos inspirados en el estado de existencia de la Jñana (Sabiduría, Consciencia de Vida) llamado “ESTADO DE ASOMBRO” (Slishtata) en la milenaria Escuela Sánscrita y que consideramos pertinente compartir “in extenso” como homenaje a nuestras humildes y tan valiosas hermanas, las ABEJITAS:

“Comunicación no se refiere, en un primer momento, únicamente a la comunidad humana ya que entre los sistemas de signos que se han estudiado hasta la fecha en los animales, uno de los más fascinantes es el de las abejas. Las abejas producen signos mediante formas curiosas de movimientos, es decir, dos tipos diferentes de danza. La abeja que lleva adheridos el néctar y el polen, gira en pequeños círculos, primero en una dirección y luego en otra y despierta así la atención de las abejas restantes que huelen y prueban el néctar y el polen. Con el segundo tipo de danza todavía más extraño, indica la existencia de una fuente de alimento algo más alejada, dibujando un ocho y moviendo su abdomen con una velocidad que indican la distancia a que se encuentra el alimento.”

“Dice Frisch: “…la abeja que vuelve cargada a la colmena, se encamina hacia una determinada zona del panal y entrega algo de la miel que lleva a las compañeras que se hallan más cerca, luego comienza a describir una danza circular. Describe estrechos círculos, ya hacia la derecha, ya hacia la izquierda, lo cual hace que se pongan a seguirla otras abejas, las cuales, formando una especie de séquito, la acompañan en todos los giros de la danza. Después de cada viaje de regreso, la abeja repite su danza en otro lugar del panal y en ocasiones continúa haciéndolo muchas veces. La danza circular significa que en las proximidades de la colmena hay alimento para recoger. Las abejas que forman el cortejo de la bailarina, son las que salen a buscar, volando en todas las direcciones. Si encontraron el alimento, también ellas bailan la danza y así cunde la noticia por todo el panal”.

“Posteriores experimentos mostraron que la percepción del sol a través de una capa de nubes, nada tiene que ver con los rayos térmicos. El hecho de que las abejas puedan ver el sol que se halla detrás de las nubes, tal vez tenga su explicación en la esfera de la luz de ondas muy cortas (los rayos ultravioleta invisibles para nosotros). Parece que la sensibilidad del ojo de la abeja al ultravioleta es muy grande, de manera que pueda advertir la posición del sol, en una pequeña variación de intensidad lumínica perceptible, aún a través de una capa de nubes, cosa que por cierto nosotros no podemos percibir. Cuando la capa de nubes es muy densa, tampoco el ojo de la abeja le penetra”.

“Qué belleza, este es un sentido fascinante de lo geométrico. La abejita mueve su abdomen con una velocidad que va a indicar la distancia en que está el alimento; es decir, describe la distancia con la velocidad. Eso ni el hombre lo alcanza en su relación descriptiva, el indicar, por ejemplo, con la velocidad del movimiento de una mano, una distancia, el hombre no lo hace. Claro que a veces hacemos la señal con la mano, para decir que está muy lejos, pero es indicando una dirección con su movimiento sin tomar en cuenta la velocidad que pudiera indicar una distancia. Es decir, que si nosotros moviendo las manos más rápidamente, indicáramos una distancia mucho más grande que si fuera lento o al revés, constituiría una información, una comunicación; pero no es así. En cuanto a las señales, las abejas tienen un mayor sentido de comunicación, que la concepción del significado de la misma en la propia inteligencia humana y como si fuera poco el eje vertical de la figura que hace su abdomen, indica la dirección de la fuente de alimentos, tomando el sol como punto de referencia. Son como astrónomos, son unos súper cosmobiológos y las abejitas que toman nada menos que una coordenada solar, suben el abdomen de acuerdo a esa coordenada, indicando la dirección para que se puedan orientar las otras abejas.”

“Yo creo que esas danzas significan no sólo una exhortación de la partida, sino que ellas, lo mismo que las danzas de las recolectoras que regresan a la colmena, dan claras indicaciones sobre la distancia y la dirección de la meta”.

“Francamente, al saber uno estas cosas hasta queda un poco avergonzado, al comparar las características de semejante perfeccionamiento de su instinto con nuestros ingenieros que podrían tomar un poco más de modestia junto a las abejas.”