CLAVES DE LA RENUNCIA DEL MINISTRO DE ENERGÍA Y MINAS


Juan Carlos Liu Yonsen habría ocultado que en 2011 que dobleteó como asesor del Minem y de la constructora Odebrecht.
Firmó un informe clave para la adjudicación del proyecto Gasoducto Sur Peruano.
El presidente Martín Vizcarra aceptó la renuncia del ministro de Energía y Minas al revelarse que el 2011 fue protagonista de un grave conflicto de intereses, la crisis de su sector por la deflagración de un camión cisterna en Villa el Salvador y los malos manejos en el Fondo de Inclusión Social Energético (FISE) que hacían insostenible su permanencia en el actual gabinete de ministros.

Según información del programa Panorama, el año 2011, en misma época y sobre el mismo tema, fue asesor del Ministerio de Energía y Minas y de la constructora brasileña Odebrecht sobre el proyecto energético del Sur. El ministro del sector de ese momento era Jorge Merino Tafur, investigado en el caso del Gasoducto.

Para Odebrecht, como gerente de la empresa Consultores Supervisores y Asesores Nacionales (Conasac) evalúo el proyecto del Gasoducto del Sur para definir si era un proyecto cofinanciado o autosostenible. Opinó que el proyecto era autosostenible, lo que supone que en teoría no recibe fondos del Estado. Toda la obra es financiado con recursos privados.
Luego, como asesor del entonces ministro Merino Tafur firmó una informe que establecía que el Gasoducto del Sur era una Asociación Pública Privada (APP) que no recibe fondos directos del Estado para su construcción. Ese informe fue utilizado por Merino para sustentar la fiabilidad del proyecto gasifero del sur peruano, que al comienzo del gobierno del expresidente Ollanta Humala se encontraba paralizado.

En el fondo, ambos informes, emitidos a dos entidades distintas, el Ministerio de Energía y Minas y Odebrecht era el mismo, con diferentes enfoques y palabras.

Osinergmin y el Fondo de Inclusión Social Energético

A eso se suma, la crisis detectada en la administración del Organismo Supervisor de la Inversión Privada en Energía Minas (Osinergmin) tras la deflagración de un camión cisterna de gas en Villa el Salvador, que hasta el momento ha dejado 26 muertos. Nadie parece controlar la distribución de gas en la ciudad, con los peligros que eso supone.

Pero Osinergmin no es la única entidad del sector Energía y Minas en problemas. Hace unos meses un diario limeño denunció que mientras no había dinero para promocionar el uso del gas doméstico, el Fondo de Inclusión Social Energético (FISE) tiene más de 1,200 millones de soles invertidos en bancos privados.