Piano e inteligencias múltiples

 Piano e inteligencias múltiples

En mi carrera como estudiante, docente y concertista de piano a lo largo de más de treinta años desde el Conservatorio de Música de Trujillo (carrera completa de once años en la especialidad de Piano y Docencia Musical) y como Profesor en la Escuela de Música Tarapoto-ELIC de la Casa de la Cultura Dr. David Juan Ferriz Olivares (quince años hasta la fecha) he podido vivenciar los invalorables beneficios de una adecuada educación y cultura musical para la formación de hombres y mujeres integrales. Así lo testimonian algunas de las mentes más preclaras de las cuales extraigo sus experiencias:

Tenemos al genial Físico Albert Einstein (también era pianista además de violinista) quien dijo de su Teoría de la Relatividad: “Se me ocurrió por intuición, y la música es el agente motor de esa intuición. Mis padres me pusieron a estudiar a los seis años de edad. Mi descubrimiento fue obra de mi percepción musical”.

También Howard Gardner, uno de los cognoscitivistas más estudiados por su tesis de las Inteligencias Múltiples: “Los beneficios de esta instrucción musical formal…son cuantiosos tanto para el niño como para la sociedad. Por haber sido pianista de niño, y continuar encontrando en la actividad musical mi mayor fuente de gratificación personal, conozco a fondo el lugar especial y exclusivo que ocupa la música en la experiencia humana.”

Finalmente, el ejemplo viviente del Dr. David Juan Ferriz Olivares, reconocido como “Maestro de la Cultura Universal” y fundador de cinco Fundaciones Mundiales de bien humano mediante el Saber, quien: “A los tres años [en Japón] inició el aprendizaje de la música en una especie de xilófono japonés. A los cuatro años, su madre le enseñó a tocar el piano. Posteriormente vivió dos años en San Francisco (USA), donde continuó sus estudios de piano en la música clásica con tenacidad y entrega poco común en un niño. El contacto precoz con la literatura y filosofía que marcó para siempre su creatividad musical, su apostolado del pensamiento y su inclinación a la investigación científica se inició también a esa edad…La música siempre estuvo presente en toda la plenitud de su vivencia”.

“La música estimula el intelecto…en la revista Neurological Research se ha revelado que los niños de primaria que han tomado lecciones de piano durante cuatro meses han conseguido mejores notas en matemáticas que el resto de sus compañeros…”

En efecto, la educación musical profesional estimula todas las facultades del ser humano como sensibilidad emocional, capacidad de entender conceptos complejos, la imaginación, memoria, orden, creatividad, disciplina, comunicación, perfeccionamiento de los sentidos, psicomotricidad, equilibrio nervioso, capacidad de prestar atención, etc.

Me refiero por supuesto a la música más culta, con una formación académica y que nos eleve a una concepción más civilizadora y menos vulgar, recordando siempre que como dice el Dr. Raynaud de la Ferrière: “Por ‘cultural’ debemos comprender algo más equilibrado en el sentido de “civilizador” o sea el ARTE realmente entendido en su sentido puro” y no tantas manifestaciones de vulgaridad musical con sus mensajes grotescos para nuestra pobre niñez y juventud.

Respecto específicamente al piano, innumerables investigaciones en muchísimas de las mejores Universidades del mundo han remarcado las experiencias que personalmente he comprobado al desarrollar las INTELIGENCIAS MÚLTIPLES que devienen del aumento de las SINAPSIS (uniones neuronales) al aprender piano puesto que es el ÚNICO instrumento (junto con el Órgano de Iglesia que además utiliza los pies para tocar las teclas del bajo, similares al teclado del piano) que utiliza completamente los diez dedos, teniendo el instrumentista que leer SIMULTÁNEAMENTE DOS LÍNEAS MUSICALES (pentagramas para la mano izquierda y derecha y en el órgano de iglesia, tres pentagramas: para manos y pies).

Esta exigencia de confluir sinérgicamente los diez dedos junto con el oído, la vista, pies (pedales) el sentido musical (fraseo, ritmo, etc.) la memoria, así como la experiencia trascendental del SERVICIO al dar de sí mismo en el escenario, sumada a la disciplina, constancia, superar la frustración, etc. hace se desarrolle transversalmente también las inteligencias lógico-matemática, verbal, emocional, social, y hasta la predisposición a la inteligencia y sabiduría ESPIRITUAL.

Respecto a esto último coincide la Dra. Inés María Monreal del Instituto Katarina Gurska de Investigaciones Artísticas:

“[La Música] es fundamental para el desarrollo integral del estudiante, le aporta la ampliación de su capacidad creativa y reflexiva y le facilita su desarrollo competencial en una dimensión transversal. Entiendo la música como arte, lenguaje, disciplina, emoción, creación, sentimiento, humanismo, cultura, expresión, transmisión, ilusión, conexión, y en definitiva, vida, todo eso es para mí la música.”

Lo que nos lleva a comprender por qué el Maestre Dr. Serge Raynaud de la Ferrière expresó asombrosamente:

“Quien sabrá jamás cuantos artistas y especialmente músicos, si no han alcanzado el “Yug” (Unión cabal del hombre con el Gran Todo) al menos habrán estado sobre las huellas que los Gurúes han dejado a través de las edades.”

Por ello reitero la invitación a todos los padres de familia a no descuidar este aspecto FUNDAMENTAL de SUMA IMPORTANCIA como es la FORMACIÓN MUSICAL y especialmente en el piano, que pueden recibirla con la exclusividad de calidad internacional desde hace 15 años, en la ESCUELA DE MÚSICA ELIC-TARAPOTO de la “CASA de la CULTURA Dr. David Juan Ferriz Olivares”, así como en otras de nuestras sedes en el Perú y el mundo. Mayores informes en Jr. Rioja 218 (frente al Club Social San Martín) o al 986348866, 963889134.

 

Continúa leyendo