El CGRA para la revolución productiva


La propuesta de la Revolución Productiva que impulsa el Gobierno Regional que preside Pedro Bogarín Vargas es el mayor desafío político de los últimos cincuenta años. Solo restan menos de tres años para ponerla en marcha lo que significa que el tiempo apremia y que debe actuarse sobre los lineamientos establecidos.

El concepto de la Revolución Productiva es amplio y tiene que comprender los temas de la salud y la educación, pero como lo dijo el ingeniero William Boris Gallegos Mendoza, en un artículo publicado en este medio, debemos clarificar primero el concepto de la horizontalidad de los actores: en este caso, al referirse a los productores agrarios considerarlos como socios del proceso y ya no como clientes, usuarios o beneficiarios, todos cumpliendo sus roles y sus compromisos y que sean medidos y evaluados. Si no lo entendemos así, mejor nos vamos de vacaciones por un largo tiempo.

La implementación de las políticas y las acciones estratégicas para hacer efectiva la Revolución Productiva tiene que partir de la puesta en marcha de una plataforma única de coordinación y dirección y es el Comité de Gestión Regional Agraria (CGRA), que articula decisiones vinculantes a los tres niveles de gobierno: nacional, regional y local y a los actores privados sean estos empresas y organizaciones de productores. Y desde que se constituyó el sector público agrario han tenido que pasar ¡77 años! para recién comprender cómo debe entenderse el proceso del desarrollo agrario en donde los diferentes niveles de gobierno dirigen el proceso en condición de pares.
Después de estudiar toda la normatividad del CGRA podemos sacar en claro que el aspecto fundamental es la ejecución de la Política Nacional Agraria que comprende doce ejes estratégicos y cuya responsabilidad corresponden a todos los niveles de gobierno, repito. Estos lineamientos se recogen del Plan Estratégico Sectorial Multianual del Ministerio de Agricultura y Riego. El principio fundamental es que todos participan del desarrollo agrario y los alcaldes que estén pensando en solo sembrar cemento deberán dar un paso al costado.

A nivel regional, el Gobierno Regional de Pedro Bogarín Vargas “ha declarado de necesidad pública e interés regional la política regional agraria en el ámbito del Gobierno Regional de San Martín, en el marco de la gestión eficiente de los recursos naturales, de los productores agrarios organizados y fortalecidos empresarialmente y en el desarrollo rural productivo” estableciéndose “Siete Lineamientos Estratégicos para la Promoción de Desarrollo Económico Bajo en Emisiones en la Región San Martín, dentro del marco de la Política Territorial Regional”.
Las reglas están dadas y corresponden a los titulares de las entidades públicas y a los alcaldes, con su participación directa y sin delegar responsabilidades, impulsar la plataforma del CGRA, y no distraer esfuerzos con otras instancias de coordinación, lo que querrá decir que no se estaría entendiendo el proceso. Me consta que el gobierno regional y la Gerencia Regional de Desarrollo Económico creen firmemente en la Revolución Productiva y es nuestra obligación apoyar con responsabilidad y compromiso. [Comunicando Bosque y Cultura].