Pasaporte a la muerte

 Pasaporte a la muerte

Freddie Mercury, Rock Hudson, Anthony Perkins, Gia Carangi, Thomas Duane, Héctor Lavoe, Ernesto Pimentel, cantantes, actores, modelos, senadores, artistas. Tres letras difíciles de asimilar, tres letras que no discriminan ni a pobres ni a ricos.

El VIH se ha expandido por todo el mundo como si se tratará de un chisme que va de boca en boca, de piel con piel y que hace el amor sin control. Desde finales de la década de los 70, la “peste rosa” ha cobrado la vida de millones seres humanos. Lamentablemente no existe cura.

Como parte de la historia de esta enfermedad, algunos científicos indican que un tipo de chimpancé en África occidental fue la fuente de la infección por el VIH, la versión del virus de la inmunodeficiencia del chimpancé (llamado virus de la inmunodeficiencia simia o VIS) fue transmitida a los seres humanos y sufrió una mutación para convertirse en el VIH, cuando las personas cazaron estos chimpancés para obtener su carne y entraron en contacto con la sangre infectada.

Con los cambios sociales a nivel mundial la expansión del VIH fue brutal, adición a las drogas, promiscuidad sexual y transfusión de sangre o manipulación de la misma. Fue así que la era del Sida empezó oficialmente el 5 de junio de 1981, cuando los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos convocaron una conferencia de prensa donde describieron cinco casos de neumonía por Pneumocystis carinii en Los Ángeles.

En 1982, a partir de determinar que Gaetan Dugas, auxiliar de a bordo de Air Canadá, con múltiples parejas sexuales (más de dos mil compañeros sexuales) tenía VIH, se identificaron a más de 40 casos con idénticas características, repartidos por multitud de países que tenían en común el haber compartido sexo entre ellos. Fue en ese momento que se llegó a la conclusión de que era una enfermedad de transmisión sexual.

¡Sí! la promiscuidad es la principal detonante para contagiarse de VIH, sin embargo aunque han pasado años, la situación en vez de disminuir ha crecido alarmantemente. Hoy por hoy, tener varias parejas sexuales es sinónimo de ser “macho” en los hombres o tener “buen kilometraje” en las mujeres, siempre está relacionado a la “gran experiencia sexual”, pero pocos lo relacionan con la muerte.

El 2018 en la región San Martín, según información del sector salud, se tenía registrados 44 casos de personas infectadas, este año alarmantemente se cuenta con 72, un crecimiento que a más de uno debería preocupar, porque de los 72 casos hay mayor incidencia en adolescentes y adultos mayores.

¿Qué está pasando? ¿Esta sociedad nos exige ser promiscuos? Parece que en vez de evolucionar, estamos retrocediendo.

Años atrás el desconocimiento de la “peste rosa” era evidente y por ese motivo y sin tratar de justificar los excesos de algunas personas, la vida era asumida a la ligera, sin miedo a que una jornada sexual que generaba placer podría llegar a consumir hasta extinguir por completo. Es más, por mucho tiempo se pensó que el Sida era exclusivo de los homosexuales y hoy sabemos que eso es totalmente falso, hay más hombres y mujeres contagiados y contagiadas.

En la actualidad, hay millones de personas entre heterosexuales y homosexuales que tienen la enfermedad y están viviendo más de 30 años llevando adecuadamente sus tratamientos. Poco a poco se está desterrando el suicidio social de quien contrae VIH. Sin embargo, pocos se concientizan.

Es momento de empezar a quererse a uno mismo, porque solo de esa manera se podrá valorar la vida y por ende, protegerla. Tener sexo sin protección es una total irresponsabilidad, porque nunca se está seguro que la persona con la que se tiene sexo es fiel y nunca se podrá conocer el árbol ramificado de encuentros sexuales.

Disfrutemos y honremos la vida, por ti, por mí y en memoria los que se fueron sin poder luchar. Ahora la vida sigue. Tener el VIH no mata, no saberlo sí. Precaución para evitar contagiarte, responsabilidad para saber con quién te acuestas y atención inmediata si estás contagiado.

Coge todo, menos el pasaporte a la muerte, todo depende de ti…

Continúa leyendo