Innecesarias atenciones periodísticas


La autoridad mundial del fútbol, ha dispuesto en clara norma, no enfocar a las personas que irrumpen las canchas en los partidos, buscando notoriedad. Al parecer, es una medida acertada, porque no hay derecho usar ni un solo instante los medios de comunicación, por quienes no están haciendo actos de importancia colectiva. Similares criterios deben tomar los medios de comunicaciones del país, sobre los contenidos de sus programaciones, en especial de los noticiarios. Las poblaciones usuarias de los medios de comunicaciones se merecen especiales respetos. Presentar programas donde se laman los sobacos, donde se llenen las bocas hablando intimidades de todo el mundo, al parecer son muestras de extrema falta de respeto. Otros noticiarios solo emiten acciones policiales, como si esos programas fueran policiales. Otros en cambio, para variar, solamente emiten acciones de personas que cometieron deshonestidades. Dan tanta importancia a quienes han actuado de manera ilegal, que llenan las primeras páginas y son mostradas en muchos casos como adalides emergentes del mal. Es más, mediante éstas publicaciones, los medios los hacen sentir con poder a quienes amasan dineros ilegales, como haciendo entender que son buenos los actos malos que hacen. ¿Cómo se entiende que los medios de comunicaciones hacen sentir con poder a narcotraficantes, a quienes realizan minería ilegal, a quienes asaltan y asesinan a personas, a quienes dicen que hacen campañas políticas con dineros procedentes de corrupciones? ¿Cómo se entiende que reconocidos empresarios hayan hecho llegar grandes cantidades de dineros a quienes trafican con la llamada campaña política? ¿Cómo se puede entender que grandes masas de personas veneren a quienes dicen tener grandes cantidades de dineros de dudosas procedencias? No se entiende también, que se rindan pleitesías a quienes actúen al margen de las normas legales. Estos comportamientos de la gente, ¿serán buenos ejemplos para nuestros niños y jóvenes? Como sabemos, los comportamientos de los adultos son los comportamientos de cuando eran niños; y los niños aprenden lo que ven de los adultos, no necesariamente de los consejos verbales de los adultos. Hay urgente necesidad de poner en práctica firmes conceptos del tipo de adultos del mañana que ahora la sociedad está formando. ¿Cómo se puede entender, la formación de seres humanos deshumanizados, que se desprecian, que no se aman, que pelean por dinero, que mienten? ¿Cómo se puede endiosar tanto a un frígido dinero que cree comprar todo, con ausencia de paz, de amor, de vida, de cariño, de calor humano? ¿Cómo se puede priorizar en nuestra vida humana a un malvado dinero, en vez de poner primero al Dios Creador? Realmente, no se entiende. Ante todo, primero es Dios, después nosotros los seres humanos, tal como Dios dejó escrito en los Diez Mandamientos a Moisés. Bajo éste contexto, la formación humana andaría por sendas de bien, sembrando hoy valores para cosechar mañana virtudes humanas.

El Congreso Nacional aprobaría normas legales orientadoras al enriquecimiento de valores de niños y jóvenes. No haciendo nada por ellos, sería bastante mejor que estar actuando de manera negativa en la sociedad, endiosando mal habidos dineros y enseñándoles con nocivos ejemplos. Hagamos algo bueno en nuestras vidas, primero amemos a nuestro Dios y luego demos saludables ejemplos a nuestras futuras generaciones. El camino corto de nuestras vidas induce tener sanos comportamientos, dejando de lado las corrupciones, las impuntualidades, las irresponsabilidades, las necedades.

Los medios de comunicaciones brindan innecesarias atenciones a trivialidades publicitarias, a gaseosos ídolos del mal, a los delincuentes comunes, a las nefastas corrupciones. ¿Por qué no se ensanchan en informaciones de resultados de investigaciones? ¿Por qué no se publicitan logros de inteligentes gentes de bien? ¿Por qué no se dan a conocer resultados de arduos trabajos de mujeres y jóvenes? ¿Por qué no se resaltan logros de estudiantes? ¿Por qué no se brindan atenciones a las producciones? Se dice que la economía es sólida si proviene de la producción y no necesariamente de las extracciones. ¿Cómo puede ser un país maderero si la madera no es producida sino extraída del bosque natural? ¿Cómo puede consumirse carne de monte si nadie produce ningún animal silvestre? Las informaciones deben estar enmarcadas en el fomento de proyectos productivos que se generen en las provincias del país, quizá no en malsana competencia, sino en comparaciones de las producciones que provienen de las ejecuciones honestas de proyectos. Esas informaciones son las que deben tener todas las atenciones periodísticas, pues serían estimulantes al fomento del espíritu productivo de los niños y jóvenes. Desde muy temprana edad, los niños y jóvenes estarían poniendo en práctica la elaboración y ejecución de proyectos productivos, por ende, involucrados en el mundo empresarial, que desde lejos serían bases sólidas que harían grande al país, porque su economía sería sana y sólida.