Gobernantes Vizcarra y Bogarín aboguen por los maestros


Dr. Pedro Bogarín, a estas alturas de tu gobierno debes ir comparando ser candidato con el sueño de la autoridad elegida. Su sueño se hizo realidad en el tercer intento de ser candidato al Gobierno Regional de San Martín. Sigo pensando que tenías el mejor perfil del político aspirante al Gobierno Regional. Decías que tendrás en tu equipo de gobierno a los mejores técnicos profesionales.

A ese técnico profesional en el sector educación los maestros te están pidiendo a gritos, Dr. Pedro Bogarían. Los maestros siguen siendo avasallados por las políticas impositivas desde el gobierno central, y si a esta imposición se suma su gobierno regional, entonces dónde está la coherencia de su discurso mientras era candidato.

Su gerente general, el señor Quinto Del Aguila Chávez, acaba de decir en una radio local que la demanda de los maestros son otras cosas mayoritarias más que la demanda económica. ¡Absurda mentira señor! Si bien es cierto hay muchas demandas tanto en el aspecto jurídico para los nombrados y contratados, lo medular e inmediato de las demandas es, que se cancele al maestro la deuda social por preparación de clases, y que cada maestro que tiene ya su demanda judicializada ganada debe ser pagada por el monto de acuerdo a la resolución que tiene y que no se pretenda robarle al maestro con intenciones maliciosas como esa encuesta de una consultoría que viene circulando por la región San Martín para sorprenderle a cada maestro para que renuncie a estos procesos judiciales ganados y que las ugeles les paguen de una manera directa.

Bueno fuera que las ugeles se responsabilicen a pagar de acuerdo a la resolución ganada de cada maestro. Pero son tan insensatos y con intenciones de robo para sorprenderle a cada maestro con nuevos cálculos diferente al monto original. De esto en la ciudad de Tarapoto existen nueve maestros, que tienen ya nuevos cálculos, diferente al cálculo original de la resolución.

De esto Dr. Pedro Bogarín, usted debe estar informado, y que si tanto pregonó por los mejores técnicos que iban a estar en su entorno de gobierno, bote a esos funcionarios que intentan hacerse millonarios con la plata de los maestros. Lógico esto no es gratuito y tampoco es producto de su Gobierno Regional: viene ya orientado desde el gobierno central, que poco o nada le importa por la educación ni mucho menos por el aprendizaje de los estudiantes; poco o nada le importa para que el docente se jubile a los 55 años, ganando una pensión no menos del piso salarial, y no esperar como hoy llegar a los 65 años, para que ese docente se vaya a su casa a recibir migajas una breve temporada de parte de las AFPs.

Todas las empresas públicas pagan a sus trabajadores una CTS por cada año. Los maestros no lo reciben, únicamente por la responsabilidad del gobierno central, porque fundamentan que son muchos. Con un gobierno central y regional que vele por la dignidad de sus maestros, deberían estar recibiendo al retirarse de la carrera una CTS por cada año.

¿Se puede hacer realidad esto señor Vizcarra? ¿Puede ser justicia esto Dr. Pedro Bogarín? Si existe coherencia de candidato a autoridad, sí es posible. Por supuesto que se puede hacer realidad, y podrían hacerse realidad también si ustedes abogan para que se anule el D.S. N° 012, que tiene ya como apelación más de dos años en el Tribunal Constitucional, exigiendo desde las bases regionales para que este Decreto único se anule, porque sus enunciados son tan humillantes y amenazantes contra cada uno de los maestros, que digna y heroicamente acatan los paros y huelgas indefinidas.

Al TC le llega un reverendo comino esta apelación de las bases regionales, cuya amenaza nació precisamente del MINEDU en contubernio con empresas transnacionales que pretenden privatizar la escuela pública, perdiéndose al hacerse realidad esto, la gratuidad de la enseñanza, donde empezaría a reinar la enseñanza privada, las escuelas y colegios privados en reemplazo de los públicos.

Los padres de familia de escasos recursos económicos le estarían diciendo adiós a la escuela pública; adiós a la enseñanza pública. Tendría su gloria un tiempo, como tan breve fue la gloria de la enseñanza privada en Chile. Los chilenos no darán su brazo a torcer para quitarse de la espalda el sistema injusto y marginal del capitalismo privatizador.

¿Qué esperan ustedes Dr. Bogarín, señor Vizcarra? ¿Qué esperamos señores maestros? Pues con tu renuencia y frialdad a las paralizaciones y huelgas, poco a poco este sistema injusto te estará botando de tu trabajo. ¿Qué esperamos ciudadanos peruanos?

El Tribunal Constitucional, casi de inmediato tramitó la apelación de libertad a favor de Keiko Fujimori, que una buena justicia imparcial le debería haber tenido encerrada hasta esperar una merecida sentencia.

La apelación para derogar el D.U. N° 012, les importa un comino para su anulación respectiva. Seguirán burlándose si ven la frialdad y apatía de muchos maestros.