Los caraduras extremos


Nadie sabe si los comportamientos de los defenestrados congresistas son en modo serio o se trata de bromas de mal gusto. Resulta nada creíble, que habiendo realizado labores congresales repudiables por la población y que como consecuencia hayan sido disueltos, ahora, para las nuevas elecciones de congresistas, estén ellos mismos colándose en las agrupaciones políticas, persistiendo en su afán de continuar con el cargo, que a su tiempo no han sabido ejercer. Una persona de conciencia normal, que maneja sus cinco sentidos, al menos da alguna muestra de raciocinio y se pone a un costado, para permitir que otras personas mejores preparadas postulen. El pueblo está hasta el hartazgo ver esas caras duras sin sangre y escuchar sus opiniones dirigidas, controladas y vacías. El pueblo hace un llamado muy serio a las organizaciones políticas, a cerrar el paso a éstos caraduras, que han maltratado la democracia del país y han actuado a espaldas de los intereses de la población. Hay un partido tradicional, muy antiguo, que tiene canteras de jóvenes políticos muy bien preparados, que amenaza en presentar sus candidatos con un cara dura con barbas encabezando, no se sabe quién le hizo creer ser el dueño de sus opiniones huecas. Por el bien del futuro, el ejecutivo, el Jurado Nacional, el pueblo en su conjunto, deben hacer algo, para que éstos caraduras no estén molestando en éstos afanes políticos cuyas funciones ellos no hacen bien. En ese grupo, están mujeres detestables, están alrededor de cincuenta individuos con procesos judiciales, muchos con indicios de hacer minería ilegal maltratando los bosques, otros tantos metidos en narcotráfico. En fin, que de una sola vez se acabe este martirio.

La defensoría del pueblo debe defender al pueblo. El pueblo detesta y no quiere tener en la política a esas caras duras. Que se tomen las medidas legales necesarias para cumplir con éste gran deseo popular. El pueblo no puede doblegarse a mezquinos intereses de minúsculos grupos, para eso están sus autoridades, con el deber de hacer cumplir sus deseos.

Alguien que no cumple su función debe ser reemplazado. Congresistas que no cumplen sus funciones deben ser reemplazados. ¿Por qué solamente los alcaldes deben pasar por el filtro de la revocatoria? ¿Qué corona se manejan los congresistas para no pasar por la revocatoria? No pueden existir congresistas por más de una década continua en el cargo. Ni el presidente nacional, ni congresistas, ni gobernadores ni alcaldes, ninguno debe tener el privilegio de seguir postulando de manera indeterminada, peor si ha demostrado hacer esfuerzos para actuar contra el país, como evidencia flagrante de traición a la patria. Encima, éstos individuos gozan de inmunidad, como si fueran grandes eruditos privilegiados.

Si los pobladores de a pie del país, cumplimos objetivos y metas en nuestros trabajos, ¿por qué estos individuos no demuestran sus trabajos cumpliendo metas? ¿Cuántos proyectos de leyes, de reglamentos, han elaborado y presentado? Según la población, no solo no han trabajado con eficiencia, sino, lo poco que hicieron fue contra los intereses del empleador, el país. ¿Cuál es la acción administrativa y legal del pueblo ante semejantes barbaridades? Alguien tiene que defender al pueblo. El pueblo está representado por sus autoridades, a quienes los remunera y éstas tienen que brindar buen rendimiento laboral, a favor de los intereses del pueblo. Al parecer, este criterio básico no se está tomando en cuenta.

Las autoridades nacionales tienen en sus manos dos determinaciones: ningún ex congresista defenestrado debe estar como candidato en ésta próxima justa electoral y ningún legislador debe tener inmunidad. ¿Por qué un puñado de individuos que tiene la obligación de trabajar por el país debe tener éste tipo de privilegio? ¿Existe alguna causa justa? ¿Tienen acciones extraordinarias diferentes a los otros ciudadanos? Por favor, hay que mirar con aplomo el contexto general de la nación. Los intereses del país son primero, luego los intereses del país. Quien no cumple con éste precepto debe dejar la política y dedicarse a sus actividades privadas.

Los caraduras no han cumplido éstos preceptos, por tanto, ni siquiera debe asomarse a las acciones políticas del país, en todo caso se irían a otras tierras donde de repente cambiarían de postura.