El peor amante


A todos les encanta. Cada movimiento los vuelve locos y locas. En la cama, en la oficina, en la calle, cualquier lugar es perfecto para desatar ese deseo de clandestinidad. Detrás de cada pregunta y cada respuesta, siempre habrá un amante. A veces no lo buscas, simplemente se da.

En la alcoba política siempre hay un visitante recurrente y sin duda es el amante, ese que con frecuencia se ve descubierto. Prepárense que el show recién comenzó, el circo abrió las puertas y terminará en un par de meses. Luces, cámara y acción.

La política en el contexto que estamos viviendo y palpando se asemeja mucho a un tipo peculiar de circo: El payaso. Y de ese personaje estamos llenos, hay payasos aburridos por doquier, sin gracia, repetidos y ajenos al público. Todos sus números artísticos deberían hacer reír, pero hace bastante tiempo, por no decir desde que empezó la campaña electoral, no hacen reír a nadie, al contrario, ¡hacen llorar!

Esto recién comienza, las elecciones congresales 2020 están cada vez más cerca y el panorama es el mismo. Los mismos reciclados ansiosos de poder. Esta jornada trae ese menú repetitivo que asquea, por ejemplo, en San Martín hay candidatos que más de 2 veces postulan, sino es para ser alcalde, es para ser gobernador regional, consejero, etc, lo que caiga siempre es bueno, lo gracioso es que siempre terminan perdiendo, pero son tan tercos que siguen intentando, así que lo más probable es que nuevamente pierdan y lamenten haber gastado dinero en vano.

Incluso hay ex regidores y ex consejeros elegidos por el pueblo, los mismos que osan candidatear cuando dentro de su gestión no hicieron nada, sin embargo, a pesar de ello quieren escalar y eso ya es frescura de alto nivel.

Luego están los candidatos que han hecho fiesta por haber ganado las elecciones internas en sus partidos, ellos ya se creen congresistas 2020, se creen ganadores y eso es un poco de la soberbia y la payasada que nos espera aguantar estos meses.

Nada está dicho y como ciudadana sólo espero que haya nuevos aires, nuevas propuestas y nuevos políticos, que el pueblo por fin entienda que se necesita representantes que trabajen por y para la región y no solamente que calienten asiento y ganen tremendo sueldo por hacer nada.

Hay que tener en cuenta, que estos amantes cambian de rostro y de víctima, son amantes que con tal de conseguir poder y dinero enamoran a uno, dos, tres y miles, porque cada voto cuenta. Para lograr su objetivo seducen y nos llevan a la cama, entre sábanas mienten con un rostro angelical y cuando las elecciones han terminado, todas sus mentiras salen al descubierto y terminan escabulléndose.

Sin duda, en este circo se abre y presenta una guerra politiquera sucia, pues con tal de ganar, tener el poder y engordar su billetera de dinero, no les importa presentar su peor performance. Así, suelen reír a pesar de que se burlen de ellos, pues estos payasos con complejos de magos, sacan las cartas que tienen debajo la manga, aquellas cartas que los llevan a ganar o a perder nuevamente.

Siempre pasa lo mismo. Uno, dos o diez, no importa, siempre ganará el peor amante, ese de sonrisa actuada que finge ser tu amigo. Y tú, ya no elijas al peor amante, cámbialo por otro mejor…