Todo vale


Está claro que lo importante es pasarlo bien. Atreverse al cambio siempre derriba ese muro de desconfianza y de inseguridad. La clave es gozar de cada momento, sobre todo aquellos que contengan movimientos constantes.

La vida es como el kamasutra, llena de posiciones y movimientos que te hacen disfrutar al máximo, sino llegas a probarlos, simplemente no sabrás lo que se siente y es que en el sexo como en la vida, todo se rige a cómo lo disfrutas.

Camina, gatea o corre, pero hazlo, porque cuando menos te des cuenta, todo se detendrá sin siquiera avisarte. Aparecerán las canas, la calvicie, el corazón empezará a fallar, las fuerzas se debilitarán, estarás cansado y el sexo se quedará en el baúl de los recuerdos.

Todos los seres humanos pasamos por etapas de la vida, desde que somos concebidos hasta que llegamos a la senectud, vejez, tercera edad, como más quieras llamarlo, es en esa etapa que el declive físico inicia y si no estás preparado, simplemente será un shock que te llevará a la depresión y hasta la muerte.

Yo conocí la senectud por mi abuelo, él tenía severos problemas de visión, un deterioro que con la edad fue agresivo, pero él no lo aceptaba, salía a la calle, se movilizaba, hasta que sucedió lo que todos temíamos, fue embestido por un mototaxi, eso lo postró en una cama y fue el desencadenante de otras enfermedades, su depresión se acentúo porque el sentía que era una carga y como era de esperarse, murió prontamente, sin darme tiempo de explicarle que estaba bien ser viejo y que en la tercera edad también se vive feliz.

Puede ser nuestro padre, nuestra madre, abuelo, tío, vecino, todos nos hemos topado con personas de cabellera blanca como la nieve y con la mirada triste y pérdida en el cielo, algunos solemos desviar la mirada e ignorarlos y otros como yo, nos entristecemos, sobre todo cuando éstos ancianos sufren de abandono, maltrato e indiferencia. Eso duele y a pocos les importa.

“No ha de ser dichoso el joven, sino el viejo que ha vivido una hermosa vida”, una frase tan precisa, la vejez en la historia estaba relacionado con la sabiduría, sin embargo, hoy por hoy muchas personas se expresan despectivamente de los ancianos, algunos los insultan y otros se burlan, como si no supieran que en algún momento de nuestras vidas llegaremos a esa última parada del viaje.

Hoy dedico un espacio para que reflexionemos y tomemos conciencia de cómo tratamos a las personas en la etapa de la senectud, como sociedad nos toca comprenderlos y respetarlos, porque son seres humanos cargados de valiosa experiencia y sabiduría, ellos en algún momento fueron el soporte de sus familias, ahora solo necesitan que alguien sea su soporte físico y emocional.

Por eso, con este aroma a café haz algo bonito por ti y por el resto. Sé buen ser humano, porque en esta vida TODO VALE.