XII FERIA DEL LIBRO Semilleros para la causa noble que es la lectura


Estuve en una conferencia de prensa convocada por el municipio de San Martín en relación a XII feria del libro y expresiones culturales de la amazonía que este año se estará llevando el nombre de Gavino Quinde Pintado, en reconocimiento a su trabajo y producción literaria, pese a los avatares de la vida se impuso a permanente lucha para publicar su trabajo literario.

Emprendió estudiar ingeniería civil, lo abandonó no por incompetencia intelectual, que le sobraba mucho, lo dejó por el bendito dinero que no le alcanzaba para proseguir estudiando, a tal punto vendió un terreno para publicar sus temas literarios. Merecido homenaje a Gavino Quinde Pintado, que ya en paz descansa.

Muchos son los escritores nuestros, los escritores locales, algunos nos están dejando, como Gavino Quinde y Mardel Tello. Aún lo tenemos en vida a Carlos Maktangrunaka, satírico escritor lameño que un tiempo recorría las calles empolvadas de Lamas repartiendo su semanario “No hay cultura sin lectura” y “Lamisteadas”, que Lamas a pesar de ser un pueblo chico consumía bastante la cultura literaria de Maktangrunaka. Reverendo homenaje también a este grande de las letras.

INVERSIÓN POR LA FERIA

84 mil soles es la inversión que la comuna tarapontina viene en esta oportunidad desembolsando para todas las actividades culturales que se estará llevando en la nueva concha acústica desde el 16 al 22 de setiembre. Importante proyección de esta feria local que para el año sus organizadores le estarán dando un nuevo enfoque de alcance internacional, con una inversión de 120 mil soles para beneplácito de una sociedad como la nuestra que aún no tiene el hábito de la lectura comprometida y permanente. Habrá que desarrollar nuevos esquemas mentales de lectura en los colegios para que estos alumnos (as), sean los consumidores de textos literarios desde los autores locales hasta los más encumbrados narradores del mundo.

Así como existen los semilleros para el fútbol, con más razón debemos hablar de los semilleros a la lectura. Porque si queremos sembrar cultura literaria, debemos sembrar primero la cultura a la lectura. Es cierto que la juventud y la adolescencia en particular está leyendo poco o nada, se dejan sentir y se dejan percibir en los colegios.

Este renacimiento a la lectura lógicamente no es trabajo solo de los docentes, de las instituciones educativas. Los padres o los familiares cercanos a ese adolescente deben ser los primeros y los últimos motivadores a una de las causas más nobles que es la lectura. Los colegios en cruzada con todos sus docentes son los que deben continuar con mayor técnica y motivación a la lectura.

Esta cruzada tampoco puede llegar a un digno puerto si solo es esfuerzo y sacrificio del docente; la sociedad debe sumarse, las instituciones públicas y privadas, y por su puesto la madre de todas las instituciones en lo que a educación se refiere: el Minedu. Esta institución debe ser la protagónica para liderar la lucha contra la inercia a la lectura. Aquí deben estar los mejores pedagogos para que sepan lo que tienen que hacer con la política educativa en todo el país.

Otra de las grandes instituciones que deben velar a través de la aprobación de una ley justa y digna a favor del magisterio es el Congreso. Pero no este Congreso de gente miserable e incompetente que aglutina estos tiempos. Esa gente no piensa y no le importa pensar en la educación, porque es una área que no acarrea réditos políticos, y porque saben que un pueblo bien educado es un pueblo bien leído y difícilmente mentido.