CONOCIENDO NUESTRO CUERPO: ANTIBIÓTICOS PARTE II


go

“¿PUEDO CONSUMIR ALCOHOL MIENTRAS TOMO ANTIBIÓTICOS?”
Ésta ha sido una de las grandes discusiones y mitos.
No es sencilla la respuesta.
Primero: hay ciertos antibióticos que, si se consume alcohol bajo su tratamiento, pueden ocasionar el terrible efecto Antabuse (sensación de muerte inminente, sudoración, palpitaciones y taquicardia).
Por otro lado, el consumo de alcohol está asociado a un mayor volumen urinario: a mayor cantidad de líquido consumido, se produce mayor cantidad de orina.
Esta característica puede hacer que la cantidad de antibiótico en la sangre baje abruptamente, comprometiendo la efectividad del antibiótico.

“CUANDO EL MOCO SE PONE VERDE ES EL MOMENTO DE TOMAR UN ANTIBIÓTICO”
FALSO. Los mocos son un síntoma habitual en las infecciones respiratorias causadas por virus. Durante estas infecciones el moco suele cambiar de color (primero trasparente, luego amarillo y por último verde).
Estos cambios no indican que la infección esté evolucionando peor o que se necesite antibiótico, simplemente es el proceso habitual en este tipo de infecciones, que generalmente se limitan solas.

“NO ES NECESARIO COMPLETAR EL TRATAMIENTO ANTIBIÓTICO INDICADO SI LA FIEBRE DESAPARECE RÁPIDO”
FALSO. Los tratamientos antibióticos deben realizarse durante los días indicados y administrando las dosis a las horas indicadas.
Detrás de esta recomendación hay muchos estudios en los que se han probado diferentes opciones (cinco días, una semana, diez días; cada 8 horas, cada 12 horas…) hasta encontrar cuál es la más adecuada para tratar cada tipo de infección.
Así que, cuando los médicos indican un antibiótico cada 8 horas durante una semana, no es porque se le ocurra, es así porque es lo que está indicado.
Además, los tratamientos incompletos aumentan las resistencias de las bacterias a los antibióticos, lo que puede dar lugar a graves problemas de salud.

“DA IGUAL EL TIPO DE INFECCIÓN QUE TENGA PORQUE AL FINAL SIEMPRE ME MANDAN AMOXICILINA”
FALSO. La amoxicilina es un antibiótico excelente que se emplea en muchas ocasiones.
Sin embargo, cada tipo de infección bacteriana tiene su antibiótico de elección concreto.
De esta forma, el médico, en función del diagnóstico que realice (otitis, amigdalitis, infección de orina, diarrea infecciosa…) decidirá cuál es la mejor opción y no tiene porqué ser siempre la amoxicilina.
“SI MI HIJO TIENE LOS MISMOS SÍNTOMAS QUE LA OTRA VEZ QUE ME MANDARON ANTIBIÓTICO,
¿PARA QUÉ VOY A IR AL PEDIATRA? MEJOR PASO POR LA FARMACIA Y COMPRO EL MISMO ANTIBIÓTICO”
FALSO. Los antibióticos son fármacos que requieren de una prescripción médica (receta) para poder comprarlos en farmacias.
Una de las causas por las que la resistencia a los antibióticos está en aumento, es debido al mal empleo de antibióticos.
Por ello, debe ser un médico el que decida si esos síntomas (en base a una historia y exploración física) se deben a una infección que requiere antibiótico y no a una experiencia pasada en la que se prescribió un antibiótico.

“COMO ME HAN MANDADO 6.7 ML CADA 8 HORAS Y EN LA CAJA VIENE UNA CUCHARITA DE 5 ML, LE DARÉ A MI HIJO UN CUCHARADITA Y MEDIA”
FALSO. Las dosis están calculadas para cada caso concreto.
Si en la caja del antibiótico no viene una jeringa que permita administrar la cantidad concreta de antibiótico, es mejor comprar una jeringa.

RECUERDE ¡IMPORTANTE!
•Los antibióticos no son apropiados para cualquier tipo de infección; la mayoría de las infecciones se curan sin ellos.
•No pida que se le recete antibióticos si no los necesita: los antibióticos matan a las bacterias, no a los virus; no siempre son la solución.
•No tome antibióticos por su cuenta, sin la prescripción de un médico.
•No comparta los medicamentos con otras personas, no guarde medicamentos “sobrantes” para “otra ocasión”.
•Si usted toma un antibiótico para combatir un virus: NO CURARÁ la infección, NO AYUDARÁ a que se sienta mejor, NO EVITARÁ que otros se contagien.

DECÁLOGO DEL BUEN USO DE LOS ANTIBIÓTICOS
1.- LOS ANTIBIÓTICOS HAN SALVADO MILLONES DE VIDAS.
Es imprescindible usarlos adecuadamente para que sigan siendo útiles.
2.- SOLO SON EFECTIVOS PARA LAS INFECCIONES CAUSADAS POR BACTERIAS. La mayoría de las infecciones infantiles están causadas por virus y por eso no se curan ni alivian con antibióticos.
3.- LA FIEBRE NO SE TRATA CON ANTIBIÓTICOS. Su presencia no significa que sean necesarios.
4.- LA LEY PROHÍBE VENDER ANTIBIÓTICOS SIN RECETA MÉDICA. Solo el médico los puede prescribir.
No se deben tomar sin la supervisión de un médico.
5.- NO SE DEBEN USAR LOS ANTIBIÓTICOS QUE HAYAN SOBRADO DE OTROS TRATAMIENTOS.
6.- LOS ANTIBIÓTICOS SE DEBEN TOMAR EN LAS DOSIS, FRECUENCIA Y DURANTE EL TIEMPO QUE HAYA

RECOMENDADO EL MÉDICO.
7.- NO SE DEBEN SUSPENDER LOS ANTIBIÓTICOS, AUNQUE DESAPAREZCAN LOS SÍNTOMAS DE LA ENFERMEDAD, SALVO POR INDICACIÓN MÉDICA.
8.- LOS ANTIBIÓTICOS SON MEDICAMENTOS SEGUROS, pero en algunos casos pueden tener efectos secundarios o producir alergias.
En estos casos se debe consultar con el médico.
9.- LOS ANTIBIÓTICOS MAL USADOS DEJAN DE SER EFECTIVOS porque las bacterias se hacen resistentes a sus efectos. Esto supone un problema sanitario grave.
10.- LOS ANTIBIÓTICOS HAN DE UTILIZARSE CON CIERTAS PRECAUCIONES DURANTE EL EMBARAZO Y LA LACTANCIA. Estas circunstancias deben ser comunicadas a su médico.

Hasta la próxima semana…

Consultorio: Jr. Reyes Guerra 394
Moyobamba.
Atención: de lunes a viernes de 4 pm a 8 pm.
Celular 999 962 366.
Correo electrónico: hperedas@hotmail.com
Fanpage: Héctor Pereda Serna – Pediatra