Yana Allpa y la destrucción de la Amazonía (2)


La semana pasada me sucedió algo muy interesante: Desde la Dirección Regional del Ministerio de Cultura recibimos la invitación para el Segundo Encuentro de Escritores de la Amazonía, en Moyobamba; no obstante, pese a ser Director de la CASA de la CULTURA Dr. David Juan Ferriz Olivares sede Tarapoto, no estaba de mucho ánimo para viajar. Trataba de justificarme pensando que no soy escritor y que en general, no me sentía muy atraído por las manifestaciones literarias-poéticas, por estar muchas veces (NO SIEMPRE) impregnadas por ese halo bohemio y/o romántico, de excesivo subjetivismo, fantasía y personalismo, lo que hizo a Platón PROSCRIBIR a todos los poetas de su República ideal, y a Nietzche afirmar que los poetas ‘cuentan mentiras y de hecho conocen poca cosa’ (citados en: Dr. Serge Raynaud de la Ferrière,1952) también señalados así por Ortega y Gasset en su “Deshumanización del Arte”. Sin embargo, al final pesaron más la invitación a la reflexión de mi amada esposa Joy, impulsándome sabiamente a asistir, además de la gentil invitación del Director Regional de Cultura Lic. Luis Alberto Vásquez (a quien siempre felicitamos por la magnífica organización y liderazgo cultural), así como una tenue luz de Conciencia Superior que rasgaba las sombras para decirme: ¡asiste! ¡viaja!…

Asistimos pues con Joy, y el último día me di cuenta (realicé) el propósito y sentido profundo de ir a este hermoso y significativo evento: escuchar una vez más el llamado de la Naturaleza (simbolizada vivientemente por la Tierra Negra, Yana Allpa, Shaño, etc.) PARA dar testimonio de Su Llamado (‘Tha Khazé’: ‘Ven y ve’) colaborando con mis escritos, como lo hacen los destacados literatos amazónicos que se dieron cita (Roger Rumrrill, Oswaldo Gonzaga Salazar, Adrian Mendoza Ocampo, Werner Bartra Padilla, Ethel Linares, Daphne Viena, Felix Maquen, entre otros) sirviendo positivamente en RE-EDUCAR a la humanidad, para SABER AMAR a nuestra gran MADRE (Dios Manifestado, la Naturaleza) evitando su destrucción y la nuestra.

Este propósito lo pude comprender en la entrañable CHAZUTA (una de las capitales culturales y mágicas de San Martín) luego de escuchar las conferencias magistrales del ubicuo y genial Investigador Amazónico Roger Rumrrill y del Director del Ministerio de Cultura Región Lambayeque, Arqueólogo Alfredo Narváez Vargas, en su exposición: “La Iconografía de Chazuta” que nos maravilló.

Así, nos asombró la emoción con la que exponía la Arqueología, Arte y Artesanía de Chazuta, revelándonos su enraizamiento precolombino, su cosmología, profundo simbolismo y relaciones orgánicas con lo incaico desde tiempos inmemoriales. Apreciamos cómo todo tiene un sentido para las sabias culturas de la antigüedad, desde la forma de las vasijas, los detalles de sus dibujos, la disposición en las ubicaciones, relacionadas con la vida, la evolución, la muerte, la jerarquía universal, las polaridades, etc. en figuras como las ESCALERAS, las líneas gruesas y finas (simbolizando las ‘madres e hijas’) y el considerar sabiamente que también los objetos tienen VIDA, o como decía el Maestre Dr. David Juan Ferriz Olivares: “EL ALMA DE LAS COSAS”…

Como bien lo escribía el Maestre Dr. Serge Raynaud de la Ferrière (www.magnanet.org):

“Cada hombre, cada cosa, posee un genio, un dios protector y existen ritos especiales para dar vida tanto a las cosas como a los seres. De hecho, todo está en vida y basta despertarla…”.

En ese mismo sentido se expresó el Dr. Alfredo Narváez:
“LAS VASIJAS TIENEN VIDA, SE RESIENTEN, ESTÁN CONTENTAS ¿o no? Para hacer una de estas cosas ustedes tienen que estar contentas porque si no se rajan, si la hacen desganadas se rajan en el horno…tienen que hacerlo con cariño. Esto es casi como en Europa que hacían los ALQUIMISTAS: ¿Cómo conozco el secreto para lograr que esta cerámica salga perfecta? la proporción, la cantidad, el material, cuando está seca, porque cuando está húmeda no se puede quemar (…), ponerla a la sombra, la fase lunar…Entonces todo ese secreto: EL SOL, LA HUMEDAD, el agua la tierra […] lo que se mezcla con la cerámica: EL SHAÑO [o TIERRA NEGRA, ¡¡que es para la alfarería como la YANA ALLPA, tierra negra alquímica, lo es para la agricultura, expuesta por la Dra. Apfell-Marglin!!] tiene que colocarse como temperante a la cerámica porque si no se va a rajar…Entonces ustedes necesitan el shaño, la arcilla, el agua, la pintura y su trabajo…están utilizando todos los recursos de la madre tierra, la madre del agua, el aire, el viento, porque sin el viento no puede haber fuego. Están manejando con sus manos un CONOCIMIENTO de todo esto, son LOS SECRETOS que uno realiza para tener toda esa TRADICIÓN. Entonces lo que yo haga con esto es consecuencia de mi esfuerzo en el trabajo, entonces la cerámica tiene vitalidad. Es como los tejidos también…No solo son las formas, la decoración sino EL HECHO MISMO DE HACERLOS QUE TIENE UN SIMBOLISMO ENORME QUE HAY QUE MANTENER Y PROTEGER E INVESTIGAR.”

Asimismo, señaló a los colores negro y rojo, simbolizando una vez más a la TIERRA NEGRA (la materia primordial gestante) UNIDA ARMÓNICAMENTE al rojo: el SOL del atardecer, en su madurez y sabiduría (ESPÍRITU, símbolo del Padre).

A ese respecto aporta Jacques Huynen: “…en todas las religiones en las que se venera a una Diosa-Tierra, siempre aparece indisolublemente asociado con ello un culto solar. Tanto entre los egipcios, como en el caso de los incas, los griegos o los celtas, no hay Diosa-Tierra sin Dios-Sol, su complemento indispensable.”