Radio Tropical sigue con nosotros, 2


 

En esa pequeña pero movida ciudad de Tarapoto de inicio de los años sesenta del siglo pasado Radio Tropical vino a integrarnos y a globalizarnos. De esos ritmos musicales que nos traían La Sonora Matancera, Los Panchos, Xiomara Alfaro, los valses criollos de esa vieja Lima que ya se iba, se pasó a los ritmos para la juventud de entonces, tal vez la adolescencia y juventud más feliz de toda la historia. Con esos políticos de fuste y prosapia y no los analfabetos, disparates y porquerías de estos tiempos. Los adolescentes de entonces ya estábamos pensando en subir al pijuayo y como decíamos los “agroshos” de esos años, todos ya teníamos nuestras boitas (de boa, hembra, en el léxico de esos años).

Radio Tropical nos trajo la entonces Nueva Ola. Y entonces conocimos a Paul Anka, Neil Sedaka, Elvis Presley, Trini López, Pepe Miranda, Gustavo “Hit” Moreno, Enrique Guzmán, Pepe Cipolla, Palito Ortega, Los Beatles, Luisito Aguilé y otros. Fue cuando llegó Leo Dan con su tema “Celia” que yo me templé por primera vez como las cuerdas de la guitarra de don Tercero Pérez. Fue un lustro maravilloso e irrepetible y la joven emisora contribuyó a todo ello.

Gracias a radio Tropical vivimos la época de un nuevo Renacimiento. Los prohombres de la ciudad eran casi todos comerciantes y contábamos con un diario como La Montaña, de Pedro Emilio Torrejón Reyna, que ya nuestro alcalde Tedy del Águila Gronerth le va a dar el merecido reconocimiento, que nos ponía al tanto de las noticias políticas de la época porque se avecinaban las elecciones políticas de 1962 y las preferencias las tenían Acción Popular, como la fuerza de la renovación, y el Apra, ya aliada con la oligarquía peruana. Asistimos, entonces, al fin del Arevalismo, aquel domingo matinal de febrero cuando fueron impedidos de hablar el doctor Alfonso Vásquez Gómez y el aun senador Víctor Manuel Arévalo Delgado, quienes se dirigían al público desde la antigua glorieta ubicada en el centro de la Plaza de Armas, donde hoy se levanta el Obelisco de Yashimura. Fui testigo directo de estos acontecimientos.

Después de media hora de música de huaynos, cuando Radio Tropical iniciaba su transmisión, donde escuchábamos a la Pastorita Huaracina, al Jilguero del Huascarán, venía el programa Brisas Musicales del Amanecer, un delicioso programa musical, conducido por Ricardo Mori Cavero. Cuando visité el departamento de Cajamarca en mayo de 1968 me hicieron sintonizar la emisora. Al medio día se emitía Actualidades del Medio Día, el espacio noticioso estelar de Radio Tropical, que recibía los reportes de sus corresponsales y recuerdo muy bien a Dalmace Torrejón Reyna, de Lamas. Fue la época del famoso Caso Profumo, en Inglaterra, donde el mismísimo ministro de Relaciones Exteriores tenía como amante a un espía soviética. Tenía doce años, y como es obvio, seguí con interés y pasión este caso.

Radio Tropical llevó con profesionalismo toda su programación; con una calidad periodística excepcional. En febrero de 1962 llegaría a Tarapoto el circo Nori, que se presentaría en la cancha del entonces colegio Jiménez Pimentel, hoy Ofelia Velásquez. Pepe Vildoso le hizo una memorable entrevista al empresario y director del circo. Como testigo de una época, asistí a la presentación, donde destacó el cómico Cholo Pancrasio. (Continuará, si es que hay auspiciador). [Comunicando Bosque y Cultura].