Director de UGEL se convirtió en verdugo de los maestros


Pronto los maestros del Perú, harán un pequeño alto a sus actividades al celebrar su día, que debe ser un día de honor, porque es a través del honor que el maestro ejerce esta carrera, bastante golpeada, vilipendiada y hasta humillada, por los entes institucionales encargados de su administración, como el MINEDU, las Dre(s), y las Ugeles, éstas últimas muchas veces quieren ser más papistas que el papa, en el sentido de que 131 maestros de la zona de Juanjui, el director de esta entidad local acaba de dar un duro golpe a los maestros de esa zona, sancionándolos y quitándoles el goce de haber del mes de julio.

¿Cuál es la causa?, tan solo por hacer sentir y reclamar sus derechos. Derechos que el mismo MINEDU, siempre se demostró impotente para solucionar las demandas económicas y jurídicas de los docentes. No tenemos una ley educativa que reivindique la labor profesional y económica de los maestros; no tenemos las personas idóneas trabajando desde el Minedu para que sean los que generen y propongan hasta el más alto nivel la solución de la problemática del magisterio; no tenemos tampoco a nivel del Congreso autoridades aliadas a favor de los maestros; tampoco tenemos maestros de profesión o de carrera trabajando en las instancias menores, como las DRE y las Ugeles, para que sean aliados de verdad con los maestros cuando se presentan paros y huelgas indefinidas.

Cuando esto es ausente, los directores de estas instancias subalternas del MINEDU, se creen y disponen de su “autonomía” sin importarles el atropello y el atentado de los derechos de los maestros, pese a auto denominarse también maestros, y con ciertas “filiaciones” de lucha en el sindicato. De haber tenido esta relativa “trayectoria sindicalista”, entonces nada de coherentes son al no ponerse en igualdad de condiciones con sus demás colegas. “Igualdad” que se olvidan para siempre cuando llegan a un cargo administrativo, que no son capaces ni valientes para hacer prevalecer las demandas y derechos de los maestros, y no aferrarse a las normativas que vienen desde el MINEDU, y que esta institución tutelar de la educación también lo recibe y es presionado por organismos financieros nacionales y del extranjero para no trabajar leyes económicas a favor de los maestros.

¿Cree este director de la Ugel de Juanjui con lo que hizo, castigando económicamente a sus maestros… cree que le espera un gran puesto en el MINEDU, por haber sido supuestamente ejemplo de cómo se castiga a los maestros huelguistas, creándoles amenazas y temor para posibles futuras paralizaciones y huelgas?

¡Qué linda lógica mediocre y miserable es esto! Si esto es la mentalidad de aquél director de la Ugel de Juanjui y de todos los que ostentan el cargo de director de esta instancia educativa, cuán equivocados están, porque el cargo pasa, pero la carrera nunca termina. Recuerden, el cargo no hace a la persona. Si esto es así, entonces nunca fueron maestros de conciencia y de lucha.

Porque un maestro de conciencia, pone los intereses de los maestros por encima de sus propios intereses; no le marea el cargo, porque éste es voladizo, se acaba a vuelta de la esquina. Lo que no se acaba es la capacidad de conciencia de haber sido un buen maestro y la capacidad de lucha de haberse sacrificado para que tengan una mejor vida profesional y económica los maestros.

El funcionario de la Ugel de Juanjui, no tomó en cuenta esto. Ojalá que los que llegan a estos cargos de dirección, que sientan y vivan a la educación como la oportunidad para que desde ese lugar y cargo, se conviertan en aliados que sumen a favor de los maestros y no en un verdugo insensible que castiga injusta y miserablemente a los maestros por quedar bien con el patrón MINEDU que sueñan ilusamente con ir a trabajar en esa institución.

La calidad de la educación y la dignidad de los maestros, no va a llegar de la propia familia, es decir, del propio MINEDU y de sus instancias subalternas, van a ser utópicas que luchen a favor de los maestros, siempre exigirán más de lo debido, como siempre lo hicieron, sin dar y sin atender ni siquiera mínimamente las demandas de los maestros.

¡FELIZ DÍA MAESTROS… YA HABRÁ MEJORES MOMENTOS PARA UNA DIGNA CELEBRACIÓN!