El pensamiento mítico mágico en lo real – maravilloso


La historia del desarrollo cultural humano antes de escribirse en palabras, se ha expresado en imágenes míticas, en símbolos, en mitos que reflejan su potencial imaginativo, su capacidad de fantasear, de buscar y así ubicarse en el mundo, expresar su contacto con las cosas de orientar el sentido de su existencia; a ellos recurre el maestro para enseñar, educar y canalizar la formación del estudiante en el campo de la literatura. Lo mítico constituye la esencia de la literatura porque allí residen los sueños, las utopías, las realidades y las vagas aspiraciones del hombre como individuo y como ser social. Este enfoque pues, va mucho más allá de lo que comúnmente se entiende como relatos fantásticos arcaicos y despectivamente se les asocia como algo opuesto a la verdad o realidad. Este criterio es solo uno de los aspectos que presenta el fenómeno mítico, que es una actitud del espíritu humano, el cual se presenta tanto en el primitivo como en el hombre moderno y civilizado, ya que abarca tanto lo que piensa y lo que sueña, la realidad en que vive como los diferentes perfeccionamientos a que aspira, de allí que se alimenta poderosamente de la imaginación. Veamos una muestra en este mito.

COSMOGÓNICO: EL DIOS ALFARERO DESCUIDA LAS FIGURILLAS DE BARRO.
En China el dios supremo era Yutti, el Augusto de Jade, personificación del cielo. Creó el género humano moldeando figurillas de barro.

Mientras se secaban al sol, empezó a llover, las figurillas que el Augusto de Jade no pudo retirar a tiempo, se deformaron dando lugar a los hombres lisiados (Imperfectos). Este dios habitaba con su familia y su corte en un palacio en el más alto de los nueve cielos. Su esposa era la reina madre Wang-Mu que cuidaba el jardín de los melocotoneros cuyos frutos conferían la inmortalidad.

CONOZCAMOS ALGUNAS
CARACTERÍSTICAS PRINCIPALES:
•Es un fenómeno profundamente vital que surge en forma espontánea y se desarrolla en forma colectiva, supraindividual y anónimo.
•Se desarrolla y opera desde zonas profundas de la psiquis, en las oscuridades del inconsciente, pero eso es que desafía a la razón, la lógica, el cálculo.
•Suele tener facetas religiosas, metafísicas o psicológicas, o todo a la vez. Cuando queda plasmado en un relato adquiere frecuentemente sentido alegórico.
•En ocasiones toma forma de símbolo que encarna en el grupo humano en que aparece como algo propio y vivo, capaz de dar sentido a la vida y mover a la acción; o encarna en abstracciones como ideal humano a alcanzar. (Justicia, virtud, socialismo).

¿Pero qué es el mito? Los griegos fueron los primeros en utilizar la palabra mito para designar esas “ficciones” (del griego. Mythos, fábula, ficción), cosa inverosímil en apariencia, producto de la fantasía de la mente, pero que expresa ese conjunto de cosmogonías heroicas o divinas de carácter vivencial sagrado creadas por los pueblos.
Se suele decir: “La 3.3 (Brigiite Bardot), es el mito de la sensualidad”. “El mito de Adán y Eva”. “El mito del rey Arturo”. “Debemos abogar por un cristianismo sin mitos”. “Los mitos como normas de vida de las sociedades primitivas”, etc.

La profunda complejidad de su esencia es como la urdimbre movible de un tejido multicolor. No podemos encasillarlo en un solo concepto. Demos definiciones que más que contradicciones, resultan complementarias. Es una misma realidad vista desde diferentes ventanas, o como un prisma de innumerables caras.

EL MITO: CUATRO ENFOQUES O CONCEPCIONES.
De las muchas clasificaciones que se han ensayado, no han hecho otra cosa que fomentar más discusión. Lo que nos proponemos, en vez de encasillar, enumerar, es más bien enfoques basados en una visión amplia y diferente. No se trata de la explicación anecdótica o particular de un relato mítico o de un grupo de mitos. Se trata de averiguar el sentido del fenómeno mítico. El enfoque de los intentos de comprensión debe orientarse hacia el proceso de asociaciones imaginativas de las cuales surge, y de cuyo proceso los relatos resultan ser sólo imágenes o metáforas como filmes de un proyector allá en lo profundo de nuestra conciencia colectiva.
1. Mitos erráticos, opuestos a la realidad y a la razón.
2. Mitos dogmáticos – que equivocan valores e ideales.
3. Mitos paradigmáticos.- como modelo ejemplar, arquetípico.
4. Mitos iniciáticos.- como simbolismo esotérico sapiencial.