“Dios perdona el pecado pero no el escándalo”


Tenía más de una amante, desde prostitutas colombianas hasta exs con historias no culminadas. No solo consumía alcohol a diario, sino que al llegar a casa se orinaba en la cama. Eructos, insultos, humillaciones, sin duda, todo esto podría sepultar al popular “ken peruano”, el rubio de porte de modelo que generaba más de un suspiro en mujeres y hombres.

Cierto o no, todo el escándalo que se suscitó después de que la actriz Vanesa Terkes sacará a la luz episodios escabrosos de su aún esposo George Forsyth, ha dejado a más de uno en shock, que nos lleva a pensar que no existen cuentos de hadas con final feliz, porque el amor no es un show, el amor es una realidad.

Mientras intento tomar mi desayuno lo más tranquila posible acompañada de información importante de los noticieros, aparece nuevamente el tema repetitivo de casi una semana, el caso de “La Terkes y Forsyth”. En ese momento aparecen las náuseas y desaparecen todas las ganas de comer. Para variar, en el almuerzo sucede lo mismo, no solo los noticieros lo insertan como noticia principal, sino que hasta las 3.30 pm los programas de espectáculo hacen un análisis súper minucioso de las lágrimas de Vanesa Terkes y del silencio de George Forsyth y para cerrar con broche de oro, Magaly Medina sigue con el mismo tema día tras día. Todo un circo que nos sumerge en un pantano de lodo.

De ser cierto, de una manera cruel nos volvemos a dar cuenta lo enfermo que está el país, que el machismo y la violencia hacia la mujer no es exclusividad de aquellas que viven ocultas o no tienen mejores oportunidades que otras, no señores, de estos hechos no se libran ni las primeras damas, sino recordemos a Susana Higuchi, que sufrió barbaridad y media, no confirmada, pero si divulgada por todos los rincones del país.

Sin embargo existe una posibilidad remota de que todo este circo mediático, solo tenga un objetivo: “Desprestigiar a George Forsyth”, lo que implicaría que su imagen como Alcalde de La Victoria se vea perjudicada y sus ansias a una futura postulación a la Presidencia de la República se trunque. Y como estamos en el Perú, todo puede suceder.

El lunes 10 de junio en el programa de la periodista Milagros Leiva, Vanessa Terkes reveló todos los detalles de la denuncia que realizó en contra de su ex pareja.

“Siempre me dijo: “Tú siempre tienes que estar un paso atrás…no vales nada y eres una porquería de persona. Hubiera preferido que me tire un puñete” También dijo: “En verdad necesito un psicólogo”, mencionó Terkes. La Ministra de la Mujer, Gloria Montenegro, instó al sistema de justicia a dar las precauciones del caso ante cualquier tipo de riesgo contra la mujer. La integrante del Ejecutivo hizo un pronunciamiento tras la denuncia que hizo la actriz contra del alcalde de La Victoria, por violencia familiar. Si así apoyarán a todas las mujeres agredidas, todo sería fantástico.

En el Perú cada segundo se registran casos de violencia contra la mujer y lamentablemente las autoridades no actúan con la misma importancia para todos, excepto que seas conocida y mediática para que los medios de comunicación, los ministros y la justicia en general actúe de inmediato. Si no eres famosa, ya fuiste.

Basta de llenarnos de tanta cochinada, la televisión basura nos tiene podridos de tanta información irrelevante para la sociedad, temas como los de Poly y Nicolla Porcella en la Fiesta del Terror, Jahaira Plascencia y su nuevo departamento financiado por la Foquita o lo que más está vendiendo “El alcalde meón de La Victoria”, nos sitúa como una sociedad realmente agonizante. Nos hemos acostumbrado a asombrarnos de tanta tontería, cuando en realidad deberíamos exigir que nos informen sobre temas de interés y sobretodo productivos.

Los trapos sucios se lavan en casa, el circo mediático pierde interés cuando éste es creado solo para estafar no a uno, sino a millones de peruanos.

Así que, si vas a pecar, hazlo bien, hazlo rico y sobretodo, hazlo a escondidas… porque “Dios perdona el pecado, pero no el escándalo”.