Se tiene la sensación que el actuar policial requiere de más presencia


Seguridad sin brújula

En los últimos días los operativos policiales vinculados al tránsito han ido aumentando de forma más que voluminosa a lo largo de todas nuestras ciudades, no hay duda que esta acción está siendo realizada con el fin de regular y verificar que los conductores cuenten con todo lo requerido para transitar por las calles de las provincias.

Soat actualizado, licencia vigente y portar el casco son alguno de los requerimientos de las autoridades que están encargadas de que la ley se cumpla, hasta ahí no tenemos nada que objetar al cuerpo policial de tránsito en la Región San Martín.

Sin embargo, la cosa se torna más que cuestionable cuando se hace una comparativa con entre los operativos que se realizan en su mayoría a motocicletas que a mototaxis o camiones de carga pesada.

Y es que solo basta darse una vuelta por las vías de nuestra ciudad para darse cuenta de que hemos sido tomados por la informalidad en el tema de cómo se encuentra el manejo del tránsito en nuestras ciudades.

Si usted se dirige por la vía de evitamiento en cualquiera de sus sentidos seguramente se ha podido dar cuenta de los innumerables trailers o buses que copan las márgenes destinadas al tránsito vehicular y peatonal, estos paraderos y cocheras informales siempre han estado ahí y nunca han sido fiscalizados por el municipio o por la Policía Nacional del Perú.

La ley de la calle viene ganando terreno en este aspecto sin embargo parece que solo apuntamos a motocicletas y uno que otro trimovil; si nos referimos a los mototaxis hablamos de una realidad aún peor, y es que algunos de los agremiados a asociaciones o independientes no terminan de entender que su mal accionar en su completa y real magnitud afecta directamente al pasajero peatón.

El jefe de la policía de tránsito Carlos Mendoza hace unos días hizo referencia a que desconocía la existencia de paraderos informales de vehículos trimoviles y que actualmente la policía de tránsito no contaba con tantos efectivos policiales como para realizar tantas diligencias.

En ese sentido es claro que existe un vacío aún por parte de la autoridad en cuestión de tránsito, si nos trasladamos al área que tiene con emergencias del 105 casi siempre hay que tener suerte para que una llamada entre a dicho cuartel y muchas veces se tiene que llamar a un teléfono fijo que hace las veces de central de emergencias.

Ese tipo de fallas logísticas no pueden seguir ocurriendo, más aún si nos referimos a una provincia como la de San Martín que se encuentra creciendo cada día más a pasos agigantados.

La PNP y los serenazgos de nuestras ciudades tiene que comenzar a trabajar verdaderamente en conjunto ya que estos pueden hacer mucha más fuerza si se trata de combatir y prevenir que malos elementos sigan haciendo de las suyas en los barrios y calles de nuestra ciudad, se tiene entonces que comprobar un verdadero compromiso de parte de todas las autoridades competente, es necesario que ninguna de estas flaqueen en su tarea. (Alonso Aguilar Mori)