HEMORROIDES


Las hemorroides (del griego aima: “sangre” y rein: “fluir”: “fluir sangre”) son várices o inflamaciones de las venas en el recto y el ano. También se les conoce como almorranas.

Son almohadillas o cojinetes de tejido debajo de la mucosa rectal y contienen las vénulas (venas muy delgadas) y arteriolas (arterias muy pequeñas) del conducto anal.

Estos cojinetes o almohadillas son tres y funcionan en el mecanismo de continencia y salida de las heces.

Con frecuencia, las inflamaciones de las hemorroides son consecuencia del esfuerzo para desocupar el intestino, aunque pueden ser causadas por otros factores como el embarazo, el estreñimiento crónico, la diarrea o el envejecimiento.

El principal síntoma de las hemorroides es el dolor alrededor del ano y sangre roja brillante en las heces, en el papel higiénico o en el inodoro (retrete o water).

El tratamiento suele incluir baños tibios y cremas locales. Las hemorroides complicadas pueden requerir cirugía y otros tratamientos.

CAUSAS PREDISPONENTES:
• Factores hereditarios
• Obesidad, por aumento de la presión abdominal sobre el piso pélvico
• Estreñimiento que, al forzar el paso de las heces, comprime las venas hemorroidales
• Diarrea, que puede producir irritación
• Factores ocupacionales, estar de pie o sentado durante mucho tiempo seguido, especialmente si el asiento es inadecuado
• Hipertensión portal, es decir, aumento de presión venosa a nivel del sistema venoso propio del hígado
• Abuso de laxantes
• Factores nutricionales
• Embarazo, sobre todo en las últimas semanas

CUADRO CLÍNICO
Las molestias más comunes que causan las hemorroides son fáciles de sentir: sensación de ardor en el recto, comezón, humedad anal constante, dolor, sangrado al defecar (aunque no siempre sangra), manchado de la ropa interior, y sensación de salida de alguna protuberancia por el recto.

Menos comunes y casi siempre cuando hay prolapso (salida o protrusión) mucoso rectal son el mal olor, incontinencia gaseosa (flatulencia) y en los casos más extremos puede presentarse incontinencia total (falta total del control del proceso de salida de las heces).

ALIMENTOS RECOMENDADOS
Se recomiendan todos aquellos alimentos que tengan fibra:
• Pan integral (hecho con harina integral)
• Tortilla integral (hecha con harina integral)
• Verduras o frutas que se puedan comer con cáscara o bagazo (como la uva).
• Frutas blandas (como el plátano o la papaya)
Esto ayudará a reblandecer la materia fecal y hacer más fácil su expulsión.
Además, es recomendable tomar mucha agua.
Si el agua de la casa no es potable, se debe hervir o purificar previamente.
Si se toma agua mineral (que de por sí no es recomendable debido a su alto contenido en sodio), no debe ser demasiado carbonatada.

ALIMENTOS NO RECOMENDADOS
Las comidas irritantes y los condimentos:
• Ajíes (picante en general)
• Especias y aderezos
• Ajo
• Perejil
• Cebolla
• Mostaza
• Salsa de tomate
• Tomate
• Vinagre
• Café
• Chocolate (tanto negro como blanco)
• Té negro
• Infusión de canela
• Alcohol en todas sus formas
• Todas las frutas no maduras.

PREVENCIÓN
• Hacer ejercicio por lo menos tres veces a la semana durante media hora (caminar o correr) con el fin de mejorar la circulación general
• Bajar de peso, ya que la obesidad aumenta la presión abdominal sobre el piso pélvico
• Evitar el sedentarismo. No estar largas horas sentado o de pie: cada tanto se debe caminar y moverse

TRATAMIENTO NO QUIRÚRGICO
• Mantener una buena higiene anal y evitar rascar o frotar las hemorroides, para evitar lastimarlas y así prevenir infecciones
• Corregir el estreñimiento añadiendo fibra a la dieta: frutas, verduras, pan integral, líquidos abundantes (más de dos litros de agua al día)
• Corregir las diarreas
• Evitar comidas muy sazonadas, picantes y grasosas, así como el consumo de alcohol
• Evitar esfuerzos al defecar
• Reducir el tiempo de defecación (no estar sentado en el inodoro más de 5 minutos)
• No utilizar papel higiénico (ni siquiera el suave); sí se puede utilizar para secar el ano después del lavado con agua
• Lavar el ano con agua fría o tibia (puede ser derramando agua de una jarra)
• Baños de asiento de 15 minutos, con agua tibia (no caliente ni hirviendo), 2 o 3 veces al día, después de defecar. Puede hacerse en un lavatorio o tina de tamaño adecuado. No agregar al agua aromatizantes, champú de ducha, jabón, etc. Después de cada baño de asiento, lavar (con agua limpia) la piel alrededor del ano
• Aplicar hielo (no directamente sobre la mucosa del ano, sino cubierto con una tela) durante no más de 20 minutos, 2 o 3 veces al día. Eso disminuye la cantidad de sangre en el área, lo que produce la disminución del tamaño de las hemorroides

Con estas medidas, el dolor y la hinchazón de la mayoría de las hemorroides sintomáticas disminuirán en un plazo de dos a siete días, y el bulto duro debería remitir en entre cuatro y seis semanas.