ESTRÉS INFANTIL


Síntomas de comportamiento: Preocupación y ansiedad, incapacidad para relajarse, miedos recurrentes, dependencia de los padres, rabia y llanto, incapacidad para gestionar las emociones y baja tolerancia a la frustración, comportamiento agresivo y/o terco, regresión y rechazo a participar en todo tipo de actividades escolares y/o familiares.

¿Cómo reducir el estrés infantil?
1.Aumentar la calidad de atención a los niños. Hoy en día, se tiene menos tiempo para los niños, por ello se debe aprovechar esos momentos para prestarles toda la atención con el fin de que se sientan comprendidos y protegidos por nosotros.

2.Empezar el día sin correr. Apenas hay tiempo para estar en familia, con lo que, si se puede tener la oportunidad, levantarse un poco antes y empezar a disfrutar el día con un desayuno en familia.

3.Padres relajados, niños relajados. Recordar que los adultos somos un modelo a seguir por los niños, con lo cual, se debe reducir el estrés para reflejar tranquilidad y armonía.

4.Enseñar al niño a relajarse. Hay muchos métodos de relajación que hacen que el niño se pueda calmar. La relajación, meditación (y el yoga) son disciplinas básicas que, si se realizan desde muy pequeños, ayudarán a que puedan solucionar mejor las situaciones de estrés.

5.Enséñales a meditar. Instruir a los más pequeños a que tengan momentos de calma, imaginándose que están en lugares tranquilos como en una playa o volar en el espacio. Esto ayuda mucho, más cuando se acompaña con una música tranquilizante. También hay que enseñarles a cómo saber respirar de manera que lo puedan hacer en momentos de tensión.

6.Dieta equilibrada. Investigaciones recientes demuestran que la dieta es un factor importante a la hora de reaccionar con el estrés. Por ello, debemos tener en cuenta qué es lo que comemos regularmente.

7.Mensajes positivos antes de dormir. Sentarse con el niño durante unos minutos y juntos, hacer un resumen del día pensando en las cosas buenas que han sucedido.

8.El deporte. La actividad física reduce el estrés (bicicleta, natación, trote).

Tratamiento del estrés en niños
Es muy importante que se valore la posibilidad del estrés infantil con un especialista en terapia infantil (pediatra, psicólogo infantil). El tratamiento suele incluir la reestructuración mental del niño mediante el conocimiento por parte del niño de la causa que le provoca el estrés.

Cómo apoyan los padres a un niño con estrés infantil
•La actividad física es imprescindible para que el niño libere el exceso de energía.
•Aunque, obviamente, no todas las decisiones deben ser tratadas con el niño, aquellos grandes cambios que puedan afectar a su vida (es el caso de las mudanzas, por ejemplo) deberían ser tratados en familia.
•Los padres deben aprender a aplicar recompensas para reforzar conductas positivas en vez de castigar las conductas negativas.
•Enseñar al niño a comunicarse le llevará a que sea más capaz de resolver sus problemas con los demás en un futuro.

¿Cómo se puede ayudar a un niño si está estresado?
Los padres tienen una gran ventaja ante situaciones como ésta, son quienes conocen mejor a los hijos e incluso pueden saber en algunas ocasiones cómo va a reaccionar el niño ante un factor estresante.

Algunas sugerencias:
•Hacerle sentir al niño y demostrarle que está seguro en casa.
•Ser tolerantes y enseñarles a que lo sean ante las personas y situaciones que les causen frustración.
•Entre las causas que pueden estresar al niño, muchas se relacionan con la escuela, por lo que es muy importante elegir el colegio más adecuado para la personalidad del niño.
•Como padres, tenemos que procurar que el niño sea más abierto y comunicativo, así podrá expresar más fácilmente y con mayor libertad sus sentimientos, preocupaciones y miedos.
•Es muy importante enseñar a los niños a ser asertivos, es decir, saber decir No ante determinadas situaciones y, por supuesto, a que confíe en los demás (maestros, familiares) para pedir ayuda.
•Procurar estar siempre cerca de los hijos y conversar con ellos tranquilamente.
•Escucharlos sin criticar su punto de vista.
•Se debe ayudar a los hijos a que su autoestima crezca a través de la demostración de amor incondicional, y a involucrarlos y participar con ellos en tareas que lo hagan sentir feliz, contento.
•Se debe conocer y poner mucho cuidado ante los signos de estrés no resuelto en el niño.
•Estar pendientes de que realicen sus labores, pero también de que tengan momentos de descanso y relajación.
•De igual manera, vigilar la alimentación para que sea saludable.
•Si se detecta que, a pesar de que se ha estado pendientes del niño, y los signos de estrés no disminuyen ni desaparecen en un período prolongado de tiempo, entonces no se debe esperar al “luego se le pasará”. Hay que buscar apoyo profesional.

Hasta la próxima semana…
Pueden sugerir temas a tratar, a través del correo electrónico o al whatsapp del celular que figura al pie de este artículo.