PROTECCIÓN SOLAR. USO DE BLOQUEADORES SOLARES


El protector solar, bloqueador solar, crema de sol o crema solar es una loción, gel, spray u otro tópico que evita o disminuye los efectos causados por la radiación solar.

Ningún protector solar ofrece una protección 100% absoluta.

Los protectores solares deben aplicarse entre 30 minutos y 2 horas antes de exponerse al sol. En general, deben volver a aplicarse después de haber pasado 80 minutos en el agua o si ha transpirado en gran cantidad o cada 2 horas fuera del agua. Siga cuidadosamente las instrucciones en la etiqueta del producto.

Entre las recomendaciones para protegerse del sol tenemos:
•Manténgase alejado del sol cuando sus rayos son más fuertes (entre las 10 a.m. y las 3 p.m.)
•Use protector solar con un FPS de 15 o más
•Utilice ropa protectora
•Use anteojos de sol con buena cobertura que le brinden 100 por ciento de protección contra los rayos UV
•Evite las lámparas solares y las camas para broncearse
•Revise su piel con regularidad para detectar cambios en el tamaño, la forma, el color o la textura de sus marcas de nacimiento, lunares y manchas. Esos cambios pueden ser un signo de cáncer en la piel.
Un buen filtro solar debe reunir las siguientes características:
•Buena capacidad de absorción de las radiaciones ultravioletas.
•Resistencia a los agentes externos: sudor, agua, etc.
•No causar irritación a la piel.
•Ser estable al sol.
•Ser inodoro e insípido.
•No dejar sensación aceitosa.

MITOS SOBRE LA PROTECCIÓN DE LA PIEL

NO NECESITAS USAR PROTECTOR SOLAR SI TU PIEL ES OSCURA
FALSO. Las personas que tienen piel oscura son menos sensibles a la acción del sol por sobre ellas, pero igualmente son susceptibles a sus daños.

Si se tiene la piel oscura, igual se debe usar protector solar, la única diferencia es que no necesitas un factor tan alto.

PARA ESTAR BIEN PROTEGIDO NECESITO UN PROTECTOR CON FPS 70
FALSO. Ese es un mito muy común, ya que en el mercado se venden protectores solares con factores altísimos. Se trata de una herramienta de marketing, ya que lo máximo que se requiere es un FPS 30 (FPS 50 si se tiene piel muy blanca o pálida).

El FPS representa el nivel de protección: Un FPS 15 protege contra un 93% de los rayos UVB, mientras que con un protector con FPS 30, hay un 97% de protección.

LOS PROTECTORES SOLARES PROTEGEN CONTRA RAYOS UBV Y UVA
FALSO. Los protectores solares, tienen como único requerimiento por parte de los organismos reguladores internacionales, el proteger contra los rayos UBV y, el FPS, se refiere a ese tipo de rayos. Por eso, es bueno comprar un protector de amplio espectro y que especifique que protege contra ambos tipos de rayos solares.

BASTA CON APLICARSE EL PROTECTOR SOLAR EN LA MAÑANA
FALSO. Si bien los rayos solares pueden ser muy fuertes en la mañana, el aplicarnos el protector solo una vez no es suficiente. La recomendación va por hacerlo cada 2 o 3 horas. Además, se debe aplicar el protector solar 15 o 20 minutos antes de salir, para que alcance a hacer efecto.

EL PROTECTOR SOLAR A PRUEBA DE AGUA PROTEGE DURANTE TODO EL DÍA
FALSO. No existe el protector solar a prueba de agua, por más que los fabricantes lo digan, a lo más te protege por 40 minutos dentro del agua.
Al salir del agua, hay que volver a aplicarse el bloqueador, no importa si se aplicó una hora atrás.

LOS BEBÉS Y NIÑOS REQUIEREN UN PROTECTOR SOLAR ESPECIAL
FALSO. En el mercado se encuentran protectores solares dirigidos especialmente a los bebés y niños. Esta es solo una estrategia de marketing para hacernos pagar más, ya que el mismo protector sirve tanto para niños como adultos.

Basta con comprar un protector para toda la familia. Cuidar que no contengan perfumes ni colorantes (para evitar alergias). Además, los bebés de menos de 6 meses no pueden utilizar protector solar.

SI SOBRA PROTECTOR SOLAR, SE PUEDE GUARDAR PARA LA OTRA TEMPORADA.
Tal como cualquier otro producto, el protector solar expira después de cierto tiempo. El protector solar deja de tener el efecto deseado un año después de ser abierto, por lo que no sirve de nada guardarlo para la próxima temporada.
Además, recordar que se debe seguir usando en otoño e invierno.

SI HACE FRÍO O ESTÁ NUBLADO, NO SE NECESITA PROTECCIÓN SOLAR.
FALSO. Hasta el 40 por ciento de la radiación ultravioleta llega a la tierra en un día completamente nublado. Esta percepción errónea conduce a menudo a quemaduras graves porque la gente pasa todo el día al aire libre sin ninguna protección contra el sol.
SI UTILIZO PROTECTOR SOLAR, NUNCA ME BRONCEARÉ
FALSO. Debemos ser conscientes del tono natural de nuestra piel. Lo recomendable es usar siempre la crema solar y coger el bronceado poco a poco. Así se evitan quemaduras solares, algo que puede resultar muy dañino para la piel. Quienes sacrifican proteger su piel de los temidos rayos ultravioletas para broncearse rápidamente o emplean aceites que aceleran el proceso, realmente están poniendo en riesgo su salud.
¿SÓLO DEBO USARLO CUANDO VOY A LA PLAYA O A LA PISCINA?
FALSO. Es cierto que en la playa o la piscina la exposición es más directa y, por lo tanto, el riesgo es mayor. Pero los rayos del sol pueden afectarte negativamente en cualquier otra circunstancia. Por eso es recomendable que se use protector solar siempre que se salga a la calle durante mucho tiempo, sobre todo en las horas más críticas en las que el sol es más fuerte.
MI MAQUILLAJE YA TIENE PROTECCIÓN, NO NECESITO USAR CREMA
FALSO. No es lo mismo que se aplique un producto fabricado específicamente para cuidar la piel que el escaso nivel de protección que pueda contener la base de maquillaje o polvo compacto.
CUANTO MÁS PROTECTOR SOLAR, MEJOR
FALSO. Lo realmente importante es la frecuencia con la que se aplica el protector. Conviene utilizar una buena capa. Hay que aplicarla cada dos horas y debes alternar con otros elementos de protección como sombrillas y gorros. La primera aplicación, media hora antes de la exposición al sol para su adecuada absorción.
¿EL SOL MEJORA EL ACNÉ?
El bronceado puede disimular alguna espinilla roja que se tenga y el sol ciertamente puede dar la sensación de “secar” ese fastidioso brote; sin embargo, todo esto es temporal y a la larga es perjudicial, ya que justamente por esa deshidratación de la piel, las glándulas sebáceas producirán más aceite y puede salir más acné. Además, si una espinilla se llega a romper y recibe sol, aumentan las probabilidades de que la piel quede manchada.

Hasta la próxima semana con un nuevo tema.

Héctor Pereda Serna – Pediatra
Atención: de lunes a viernes de 4 pm a 8 pm. Celular 999 962 366
Correo electrónico:
hperedas@hotmail.com
Fanpage:
Héctor Pereda Serna – Pediatra