“Nunca mentí y el Swissotel impidió que la verdad se sepa”


Paolo Guerrero, capitán de la selección peruana

Paolo Guerrero, quien se encuentra en Argentinas para disputar el partido ante River Plate por la Copa Libertadores, se pronunció acerca de las versiones que brindaron empleados y exempleados del Swissotel, quienes afirmaron que el futbolista ingirió en dichas instalaciones un té contaminado con mate de coca y que la empresa les impidió contar la verdad de los hechos.

Al respecto, en un enlace telefónico con Cuarto Poder, el futbolista señaló que el siempre actuó con la verdad y que “el Swissotel impidió que esa verdad se sepa y fue mintiendo y amenazando a sus trabajadores”.

“En todos mis descargos siempre manifesté lo que yo había ingerido dentro del hotel y yo no sé porque ellos (instancias internacionales encargadas de ejecutar la sanción) no me creyeron, yo mostré pruebas con mis abogados”, agregó.

“Fueron dos episodios cuando ingerí el té. El primero en el almuerzo con todo el equipo y el segundo cuando recibí a mi familia. Yo asumí que fue en el segundo té (donde se contaminó). Pero lo que ha contado uno de los mozos, uno de los testigos directos, ha dicho que fue en el primer té que yo ingiero donde sí había protocolos de seguridad. Allí, el agua ya vino contaminada. Yo no tenía ninguna culpa”, sostuvo el futbolista.

“Lo que a mí me culpa el TAS es de ser negligente, que yo tenía que comprobar que el té que yo estaba tomando no era un mate de coca. Acá el agua ya vino contaminada, yo no tengo ninguna culpa”, manifestó el delantero del Internacional de Porto Alegre.

Asimismo, se refirió al proceder del hotel donde concentraba la selección peruana cuando fue a pedir su colaboración para esclarecer cómo es que había ingerido mate de coca. Recordó que en la primera ocasión que se reunió con miembros del Swissotel fue sin su abogado, pues pensó que recibiría la ayuda necesaria en su búsqueda por saber la verdad de lo ocurrido.

“Yo cuando fui a pedir ayuda al Swissotel, les dije que no les haría ningún proceso judicial y que lo único que quería era investigar como me contaminé aquí. Ellos no me quisieron ayudar, ellos me cerraron las puertas. Todos los mozos vinieron con el mismo chip. Todos me dijeron lo mismo. Entonces me dije: ‘todo esto está planeado, les han dado para que estudien algo y que lo repitan’”, explicó.

“(El hotel) es un lugar donde me dieron la espalda, tengo toda esa tristeza que en mi país, donde yo doy la vida cada vez que me pongo la camiseta nacional, me hagan esto, eso es lo que a mí me duele. Yo quería que se investigue, yo tampoco sabía cómo es que me había contaminado. Lo único que sabía es que yo estuve concentrado durante esos días que estuve con la selección. Llegué de Brasil directamente a concentrar”, finalizó.