En discoteca de Calzada adolescentes se embriagan


Autoridades no hacen nada pese a tener evidencias

Moyobamba. Desde hace ocho meses esta corresponsalía inició un trabajo de investigación sobre el funcionamiento de discotecas en el distrito de Calzada ubicado a 10 minutos de la ciudad de Moyobamba y de manera especial la que lleva el nombre “Las Rokas” centro de diversión que pese a las denuncias constantes de los vecinos por la contaminación sonora y el mal estado de su infraestructura, los dueños siempre han logrado que el negocio siga funcionando como si nada. Sin embargo, tras hacer el seguimiento se pudo corroborar que a este lugar asisten decenas de adolescentes para libar licor.

Para cerciorarnos mejor, enviamos al interior a una pareja de menores infiltrados, a quienes sin ningún inconveniente les vendieron licor y fueron testigos como los menores bajo los efectos del alcohol se sacaban la ropa. Con las evidencias obtenidas profundizamos la investigación llegando a descubrir que para lograr que el local siempre tenga buena asistencia de menores, los promotores de esta discoteca han logrado captar una extensa lista de estudiantes en los colegios del Alto Mayo, a quienes a inicio de semana entregan talonarios de tikes que reparten a sus compañeros a cambio de un monto de dinero y una comisión de acuerdo porcentaje de menores que logren que asistan a la discoteca. Pero además existe nexo con choferes de una conocida empresa de combis que se encargan todos los fines de semana de recoger de puntos previamente coordinados a los menores de edad, y llevarlos hasta el mencionado local. Pero lo que resulta aún más indignante es que la Municipalidad de Moyobamba que sin ningún problema ha renovado el certificado de Defensa Civil pese a no tener condiciones, Ministerio Público, Policía Nacional y otras instituciones, pues imágenes y otras pruebas que demuestran este grave problema les fueron entregados, pero siempre se han hecho de la vista gorda y el negocio sigue funcionando de la misma manera.

Hay que mencionar que la Inspectoría de la Policía Nacional también recibió un informe de la subprefectura del distrito de Calzada conteniendo también las evidencias, pero tampoco se ha tomado alguna medida. Se espera que esta publicación sirva para que las instituciones correspondientes tomen cartas en el asunto y los vecinos de Calzada vuelvan a tener tranquilidad, pero sobre todo vuelvan a confiar en las autoridades que lamentablemente hasta ahora parecen haberse convertido en cómplices. (Franclin Laván)