Se cuadruplican los casos de sarampión en el mundo


Una grave enfermedad que renace
El sarampión es una de las enfermedades más contagiosas del mundo para la que no existe tratamiento curativo pero sí puede ser prevenida con dos dosis de vacuna “segura y eficaz”, según la OMS.

Esta enfermedad se manifiesta por una fiebre muy alta y luego un sarpullido y está resurgiendo en los países ricos debido a una desconfianza creciente contra las vacunas, y en los países pobres, por falta de acceso al tratamiento.

Los “antivacuna” se basan en una publicación de 1998 que vincula este tratamiento con el autismo, a pesar que de que se ha comprobado que su autor, el británico Andrew Wakefield, había falseado los resultados, y que múltiples estudios han demostrado que esta vacuna no aumenta el riesgo del autismo.

Según la OMS, los casos de sarampión se han disparado en República Democrática del Congo, Etiopía, Georgia, Kazajistán, Kirguistán, Madagascar, Birmania, Filipinas, Sudán, Tailandia y Ucrania, donde ha causado “numerosas muertes, principalmente entre los niños de menor edad”.

“En estos últimos meses, el número de casos alcanzó también picos en países donde la cobertura de vacunación global es elevada, especialmente en Estados Unidos, Israel, Tailandia y Túnez, ya que la enfermedad se propagó entre grupos de personas no vacunadas”, explica el organismo.

Es contagiosa cuatro días antes y cuatro días después de esta erupción. A menudo benigna, puede presentar complicaciones graves, respiratorias (infecciones pulmonares) y neurológicas (encefalitis), sobre todo en personas frágiles.

AFP