El lenguaje universal está siendo tartajeado


“La música es para el alma lo que la gimnasia para el cuerpo”, fue lo que Platón inmortalizó, por su lado, Víctor Hugo con uno de sus tantos aforismos dijo: “La música expresa aquello que no puede decirse con palabras pero no puede permanecer en silencio.” Me pregunto, ¿Qué opinión tendrían estos grandes pensadores de lo que actualmente suena en tanto parlante habido y por haber?

La música ha sido siempre algo muy preciado por la humanidad, desde el principio de su creación hasta el día de hoy, justo ahora mientras lees esto, puedo asegurar que alguien al lado tuyo quizá este con música.

En consecuencia, debe generar algún tipo de sensación en sus oyentes, puedes escuchar a Chopin justo ahora y verás que te traslada a un verde campo lleno de paz, claro, depende el estado anímico en el que te encuentres, puedes escuchar a misma canción de éste genio y a lo mejor puedes sentir la agonía de una ruptura amorosa, pero la música siempre tendrá que brindarte algún tipo de sensación…

Pero; ¿qué pasa si la música que escuchas consciente o inconscientemente te da repulsión?

Hoy me pasó eso y como siempre suelo hacer uso de la literatura para expresar lo que pienso, lo hago con un fin, que los que lo lean pueda compartir, refutar o propagar esta forma de pensar.

“Se puso en cuatro patas y quiere que le meta por donde le saco caca”

– Ozuna feat. Luigi 21 / Me reclama.

Era la frase que me dio mucha gracia con una mezcla de rechazo y odio. Obviamente era “trap” por la pista y todo eso… “la vida sin la música sería un error” decía el alemán que tanto admiro… pero por el absoluto odio de Satán; ¡¡Estamos convirtiendo la música en un error para la vida!! Y lo digo porque la culpa no es del quien lo produce, es del quien lo consume.

Podría citar muchas rimas de rimas realmente repulsivas para personas que se dan el tiempo de escuchar lo que los altavoces propinan para el deleite auditivo de muchos jóvenes que ahora escuchan, por si fuera poco bailan y lo hacen con unas ganas tremendas, un ímpetu que a simple vista es gracioso, pero en el fondo es más que mustio. Solo espero que no tengas algún familiar participe de este tipo de basura.

Esta barbarie musical, tiene sus consecuencias no solo en las masas, sino también el los productores; he nombrado como este fenómeno como “la adaptación al género por degeneración”, no solo afecta a los oyentes sino que los ya reconocidos autores de temas mucho más entendible y con mensaje muy racional, han renunciado al uso de esta para poder congeniar con lo que ahora el mundo quiere, lo que los oyentes desean escuchar y en consecuencia bailar, podría citar algunos casos de cantantes con habla hispana que han sido contagiados por esta plaga solo para poder vender, claro cabe recalcar, que los llamo irracionales porque al decir ‘irracionales’ se dice en términos de no fundadas en las leyes y estructuras de la racionalidad y sus estrategias de verificación, ¿qué de razonable hay en después de escribir algo tan profundo y melodioso para los que escuchaban sus músicas, terminar cambiando y vendiendo letras precarias pero con rimas pegajosas? ¡Ah! lo olvide, lo que mueve al mundo, DINERO.

Soy un melómano, pero creo que esto está siendo afectado por éste género, hay personas que discrepan con la política, que detestan la religión, que no les gusta el deporte, pero nunca he visto a alguien que no regocije de la música… y creo que yo estoy rompiendo esta regla universal… estoy empezando a detestar específicamente éste tipo de música.

¿Me complico la vida? ¿O es que ser partícipe inconsciente de este nuevo movimiento me está exacerbando?