OBESIDAD


La obesidad es un problema de países de primer mundo.

FALSO. Según datos de la OMS, hay un aproximado de 300 millones de personas con obesidad en el mundo y cerca de 2.5 millones fallece a consecuencia de la obesidad. Anteriormente, se consideraba un problema de primer mundo, pero la obesidad es una realidad en países de bajos ingresos.

Los niños con sobrepeso u obesidad van a disminuir de peso al momento de llegar a la adolescencia.
FALSO. La mitad de los niños obesos serán obesos al momento de llegar a la etapa adulta si no realiza cambios en su estilo de vida. Los niños con sobrepeso, en comparación con los niños con peso adecuado para su talla y edad, tienen mayor riesgo de padecer de diabetes e hipertensión arterial de forma prematura. Promover la actividad física constante, el consumo de vegetales y frutas es fundamental en la niñez.

La obesidad es totalmente hereditaria.
FALSO. Estudios sugieren que hijos de padres obesos tienen mayor probabilidad de ser obesos, indicando que la obesidad tiene un componente genético, pero también es cierto que la mayoría de los casos de obesidad está fuertemente influenciada por factores ambientales, principalmente por el estilo de vida sedentario o una ingesta calórica mayor que la necesaria. Un hijo de padres obesos nace en un ambiente obesogénico (un ambiente familiar con estilos de vida y alimentación que conducen a la obesidad).

El uso de laxantes y diuréticos ayuda a adelgazar.
FALSO. Los diuréticos promueven la producción de orina y los laxantes aumentan la producción de heces por medio de la distribución del agua hacia el intestino; en ambos casos, hay pérdida de líquido y no de masa corporal compuesta por tejido adiposo y músculo. La pérdida de exceso de líquido de esta forma puede causar deshidratación, debilidad y otras alteraciones.

La barriga crecida en las personas indica que están bien alimentadas.
FALSO. El perímetro abdominal mayor de 90 cm en hombres y 80 cm en mujeres es un factor de riesgo para sufrir enfermedades cardiovasculares. Comer en abundancia no significa estar bien alimentado, por lo que debemos tener un plan de alimentación basado en nuestras necesidades metabólicas.

Todas las personas con sobrepeso tienen problemas hormonales, como la enfermedad de la tiroides.
FALSO. Cuando una persona padece obesidad y consulta a un especialista, debe mandar a realizar estudios para descartar alteraciones hormonales. Solo algunas personas tienen obesidad como consecuencia de una alteración hormonal.

Cualquier dieta es buena, mientras se lleve a cabo como está indicada. FALSO. Cada dieta tiene un propósito, no todas las personas pueden o deben hacer todas las dietas ya que algunas no son balanceadas, otras no cubren los requerimientos especiales para cada persona, algunas no se ajustan al estilo de vida que usted lleva, pueden ser dañinas si son demasiado extremas, no todas son realizadas por profesionales nutricionistas.

Las Vitaminas engordan.
FALSO. Las Vitaminas no aportan calorías, ya que no son nutrientes energéticos, por lo tanto, no engordan. Las Vitaminas son compuestos orgánicos que el cuerpo requiere en muy pequeñas cantidades, a fin de llevar a cabo funciones metabólicas especificas dentro de las células y son esenciales para la correcta utilización y absorción de nutrientes vitales para nuestro organismo.

Si dejo de tomar líquidos en las comidas, engordo menos.
FALSO. El líquido junto con las comidas o alejado de ellas no influye en la ganancia de peso corporal, siempre y cuando se trate de líquidos no calóricos. El agua no aporta calorías y otras bebidas como refrescos bajos en azúcar, por lo tanto, consumidas en el momento de las comidas, otorgan volumen y sensación de saciedad.

Los alimentos integrales engordan menos.
Falso. Los productos integrales, aportan prácticamente igual valor calórico que los productos realizados con la harina refinada. Para que un producto sea integral, el grano debe conservar su cáscara o envoltura y por lo tanto aportará más fibra, vitaminas y minerales, pero no se modificará el aporte calórico y, al contener mayor cantidad de fibra, otorgan mayor valor de saciedad a nivel gástrico, lo que implica que con menor cantidad de alimento te llenaras más rápido.

El alcohol fija las grasas.
FALSO. El alcohol no fija las grasas. El alcohol es la sustancia que más calorías aporta al organismo (7 kcal por cada gr. de alcohol) después de las grasas, y éstas calorías sumadas a las provenientes de los alimentos, cuando resultan en exceso con respecto a las necesidades diarias, son convertidas y acumuladas por el organismo en forma de grasas, por lo que puede influir en el aumento de peso.

El helado que no es crema (de agua) no engorda.
FALSO. Si bien es cierto que este tipo de helado carece de crema o leche, en cambio contiene altas concentraciones de azúcar, siendo muchas veces mínima la diferencia en cuanto al aporte calórico.

Si no tomo medicamentos efectivos, es imposible perder peso.
FALSO. El medicamento es SOLAMENTE UN APOYO para el control de peso, que se indica a un grupo específico de pacientes y que puede usarse solo durante un tiempo. Si bien el medicamento ayudará a estas personas a perder peso con pocos efectos adversos, la mayor parte del éxito de un tratamiento lo lograrán la dieta, el ejercicio y la decidida voluntad de bajar de peso.

Hasta la próxima semana…
Pueden sugerir temas a tratar, a través del correo electrónico o al whatsapp del celular que figura al pie de este artículo.

Consultorio: Jr. Reyes Guerra 394. Moyobamba
Atención: de lunes a viernes de 4 pm a 8 pm. Celular 999 962 366
Correo electrónico:
hperedas@hotmail.com
Fanpage: Héctor Pereda Serna – Pediatra