Secretos para una vida sana


Al comprender que la salud o la enfermedad son solo consecuencias o resultados, de hacer las cosas bien o de la forma equivocada, queremos contribuir prudentemente con algunas sugerencias , o consejos, respecto de cómo cuidar la salud o cómo recuperarla cuando esta se ha perdido.

Tome siempre una buena cantidad de agua.
Descanse lo necesario.
No deje ni luz ni radio prendidas cuando duerma.
No se acueste inmediatamente después de comer.
Haga un hábito de la actividad física, en lo posible, realícelo al aire libre, camine tanto como pueda.
Mantenga activa su respiración.
Ingiera tres comidas diarias, no pase por alto el desayuno; es la comida más importante del día. No coma entre horas, coma despacio y mastique bien.
Cuidado con las calorías que consume, controle su peso, su colesterol, la cantidad de azúcar y sal que ingiere.
Es muy importante que no falte la fibra en su alimentación
Evite los alimentos refinados, embutidos, encurtidos, cafeína
En lo posible, consuma siempre un plato de verduras crudas
Consuma leches vegetales o en su defecto lácteos descremados
Consuma soja, oleaginosas.
No consuma alcohol, no fume.
Tome sol.
No tome medicamentos sin prescripción médica.
Visite a su médico con periodicidad.
Quiera y cuide su corazón.
Lávese las manos repetidas veces
Vigile su evacuación intestinal
Tenga cuidado con las “dietas”

Sea ordenado, moderado, administre bien su tiempo, cante, sonría, tenga buena disposición mental, sea agradecido a Dios por todo lo que tiene.