Alimentarse adecuadamente para no sufrir desequilibrios crónicos en la salud


Nutricionista Cristina Ramirez Lopez.
Celular: 930 260 857

“Inflamación silenciosa”, es un concepto que se refiere a la inflamación imperceptible de un órgano o tejido ante un desequilibrio crónico.

Está causado por una alimentación inadecuada, sobrepeso, sedentarismo o estrés, lo cual progresivamente altera hormonas y metabolismo general, cardíaco, articular, cerebral, hepático… cualquier víscera sometida a una sobrecarga.

El daño es progresivo y silencioso, la inflamación e irritación celular es persistente

Esa interesante consideración científica, ha sido recientemente realizada por el Dr. Barry Sears, quien defiende la comida como “el más potente medicamento que podrás encontrar”.

El Dr. Sears propone una Zona de equilibrio hormonal y metabólico, a través de una alimentación estudiada en busca de moderar la producción de insulina y de un aporte notable de aceites omega 3 purificados para favorecer la producción de eicosanoides.

Estas últimas son unas diminutas -pero importantísimas- hormonas “informadoras y restauradoras” de diversas funciones celulares, y relevantes “interventoras” de nuestro “inflamado” estado físico, mental y emocional.

Esa “zona de equilibrio metabólico” se lograría:
•Moderando la ingesta de hidratos de carbono, sobre todo los refinados, consumiendo carbohidratos integrales
•Elevando el consumo de proteínas de origen vegetal de la dieta actual (disminuyendo carnes rojas, quesos o embutidos y aumentando frejoles frescos y secos, maní, soya y derivados)
•Disminuyendo correctamente la ingesta de grasas, fundamentalmente las de procedencia animal, en su reemplazo consumir aceitunas, palta y maní
•Suministrando suplementos de aceites omega 3, por ejemplo linaza, chía, germen de trigo, soya.
•Descansando adecuadamente.
•Manteniendo una actividad física adecuada.