Presupuesto de deuda social fue devuelto al erario nacional


¿Justifica el sueldo de los consejeros regionales que se aproxima a los cinco mil soles? ¿Cuál es el trabajo visible que realiza un consejero? ¿Qué cuenta da al pueblo al finalizar los cuatro años? ¿Se conocieron sus gestiones? ¿Mejoró en algo el pueblo con sus gestiones? ¿Investigan a la gestión que les precede? ¿Consejeros de la gestión de Noriega investigaron a la gestión Villanueva por ejemplo? ¿Estos mismos consejeros en la gestión de Noriega investigaron a los funcionarios que veían el pago de la deuda social?

Según versiones del abogado del sute regional, indica que el dinero que era para el pago presupuestal de esta deuda, lo retornaron al erario nacional. ¿Investigan esto los consejeros? Hasta donde sé ninguno de los consejeros presionaron a los entes responsables para que se hagan realidad estos pagos de una manera permanente y prioritaria. Pese a que el dinero existe poco o mucho, pero no le dan la debida administración justa y responsable para que llegue al destino de cada maestro y trabajador estatal.

De ser cierto esto no sería la primera vez que de una manera incompetente e irresponsable se estaría retornando dinero al erario nacional. ¿Qué podría pensar el Estado a través de sus funcionarios del más alto nivel cuando un presupuesto es enviado a una administración regional con el único fin expreso en este caso para pagar la deuda social?

Lógicamente aquí el Estado puede pensar dos cosas: o los funcionarios que administran estos recursos son unos legítimos incompetentes e irresponsables o los maestros y trabajadores a quienes va destinado estos recursos simplemente no exigen el camino correcto de sus respectivas demandas.

¿Cambiará esta inoperancia y negligencia con la nueva gestión del Dr. Pedro Bogarín? ¿Sabremos en poco tiempo quienes fueron esos irresponsables que retornaron el dinero al erario nacional, de ser cierto esta versión? ¿Se tomarán algunas acciones legales contra estos malos funcionarios? Seguramente que sí, toda vez que Bogarín, fue el político crítico mientras estaba en el terreno de candidato; seguramente que sí toda vez que fue el político (y lo sigue siendo) pero ahora desde el propio timón de conducción del manejo de esta región.

Reiterando una vez más sobre el sueldo que reciben los consejeros. Esto no exige ningún condicionante, es decir, que trabaje o no, que se merezca o no ese consejero, igual seguirá recibiendo su sueldo. Únicamente basta que pase los 30 días, tiene asegurado su sueldo durante 12 meses del año con bonificación y gratificación incluido durante cuatro años. Es la misma realidad de los congresistas, suficiente que hayan sido “elegidos”, se aseguran el millonario sueldo durante cinco años, con tremendas y jugosas bonificaciones incluidas.

¿Qué tiene que ocurrir para que cambie esta realidad atentatoria contra la mayoría del país? Por lo pronto debe exigirse una reforma para que los inscritos en un grupo político (sería injusto decir partido político, porque no existen), no se vean beneficiados por el sistema de arrastre, como ocurrió con esa lacra de congresistas fujimoristas, que por haber tenido el voto mayoritario de la población y por haber estado inscritos en ese grupo Fuerza Popular, suficiente “merito” ha sido ello para que lleguen al Congreso. ¿Quiénes votaron por ellos? Absolutamente nadie.

Algo parecido también ocurre con los consejeros. Basta que el grupo político que en la primera vuelta haya conseguido votos más que su contendor, suficiente para que tenga más consejeros, como ocurrió con Alianza para el Progreso. ¿Quiénes votaron por los consejeros? Absolutamente nadie.

Este injusto sistema electoral debe cambiar. No puede ser posible que haya gente oportunista que están en los cargos públicos ganando jugosos sueldos sin que hayan recibido un solo voto personalmente, tan solo por haber tenido la suerte o la osadía de ser inscrito en un grupo político que tampoco dan la cara para pelear con el poder por la defensa de una legítima representación del pueblo.

Pregunto ¿A quién representa el fujimorismo? A nadie, más que a sus propios intereses, como la reiterada defensa que hicieron por ejemplo con ese pésimo fiscal de la nación, que al final viendo el rechazo del país contra su función, se vio en la obligación de renunciar a su cargo que le cayó muy grande. El país debe seguir exigiendo que deje definitivamente el Ministerio Público.

Así como debe exigir que haya una legítima representación electoral: que ganen los que son votados personalmente y no ganar llevándose el mérito ajeno, tan solo por estar inscritos en una agrupación política que resulta teniendo más votos que los demás.