Emergencia en el Ministerio Público e indignación en el país


Judicialmente estamos empezando el 2019 totalmente indignados cuando se está pretendiendo hacer del país donde la impunidad siga ampliándose contra la dignidad de todos los peruanos. El autor de este reino de la impunidad es precisamente atribuido aun desprestigiado fiscal de la Nación Pedro Chávarry, que basándose en una supuesta independencia de funciones, le retira del cargo a dos destacados fiscales, Domingo Pérez Gómez y Rafael Vela Barba, que venían haciendo una impecable labor contra la corrupción de Lava Jato y que nuevas revelaciones que deben estar llegando desde Brasil a mediados de enero contra varios políticos, entre ellos Keiko Fujimori, Alan García, Ollanta Humala, pinta de cuerpo entero una supuesta complicidad de estos señores y que la administración de justicia sin miramientos y sin contemplaciones que venían haciendo estos dos fiscales retirados, crea un ambiente de incertidumbre en el país en el aspecto judicial, convirtiéndose el Ministerio Público en una institución desconfiable contra la corrupción a favor de la impunidad.

El Perú no puede seguir viviendo en una sociedad virreinal donde se imponía el poder político y judicial contra los intereses de todo un pueblo y donde se castigaba al inocente y se omitía a verdaderos sinvergüenzas, ladrones y corruptos, amparándose en el poder dictatorial que ejercían desde los más altos cargos de la judicatura virreinal.

Esto pensábamos que íbamos ya superando cuando algunos jueces como Concepción Carhuancho y los fiscales removidos le iban dando claridad de administración a una justicia que venía estropeada y manipulada por oscuros intereses de la política mafiosa y mayoritaria del aprafujimorista.

¿Qué argumenta el desprestigiado Chávarry, específicamente contra el fiscal Domingo Pérez? ¿Qué está pretendiendo pagar este mal fiscal? Lo que está pagando es el gran favor que le hizo el indigno Congreso aprafujimorista de haberle dado el cargo de fiscal de la nación y que ya le habían advertido que si no retira del cargo al fiscal Domingo Pérez, a él le iban a retirar todo tipo de apoyo desde el Congreso, al mismo tiempo viene siendo presionado por la mafia del aprafujimorista. Esto le hace temblar a este indigno fiscal Chávarry, que le embarra totalmente a la justicia del país.

Además su argumento es tan absurda y desfasada desde todo punto de vista de la moral y la inteligencia, cuando argumentaba que no había el respeto a la superioridad, incluso se indignaba y se incomodaba cuando el fiscal Domingo Pérez le citó a un interrogatorio. Levantó su fastidio indicando que no puede un inferior citarle a declarar a un superior.

¡Qué argumento más absurdo! Cualquiera que fuera las nominaciones de un superior, ello no le excluye a ser criticado y cuestionado por el funcionario más inferior. Pues no se puede confundir el nivel de jerarquía de un trabajo con el nivel de jerarquía mental. Es decir, la capacidad mental no puede ser rebajada al extremo inferior como se pretendía hacer contra el fiscal Domingo Pérez, sobre todo cuando tiene que deslindarse entre lo malo y lo bueno, entre lo indigno y lo honorable.

Los niveles de jerarquía en las profesiones son solamente para las decisiones y responsabilidades que tiene que asumir un ciudadano o profesional, pero no es para callarse ante casos de corrupción del superior ni mucho menos para rendir pleitesía por el cargo al superior. Esto como reitero pasó en la sociedad virreinal, pero jamás debe seguir ocurriendo en esta supuesta madurez de la democracia, donde nadie debe ser más y nadie debe ser menos, en el sentido de la igualdad de oportunidades y la aplicabilidad de la justicia, que es lo que Chávarry y su grande corte del aprafujimorita le tiemplan y le tienen miedo que se haga justicia contra ellos.

Este señor Chávarry no tiene nada de honorable, porque con lo que acaba de hacer con la destitución de dos honorables fiscales, nos está quitando la oportunidad a todos los peruanos de ir conociendo a más amplitud la implicancia delictiva de muchos políticos que estaban en las manos de Domingo Pérez y que tenía ya toda una agenda de suscripción de colaboración eficaz con las revelaciones en Curitiba Brasil. Su reemplazante no garantiza ninguna administración impecable como lo venía haciendo Domingo Pérez.

No le queda al país en su conjunto movilizarse y hacer una protesta nacional y que se declare en emergencia el Ministerio Público y que el jefe de Estado atribuyendo la defensa de la justicia del pueblo peruano, dio ayer en horas de la tarde un breve mensaje al país donde indica que el día de hoy está presentando un proyecto para que el Congreso en la brevedad del caso apruebe la ley de reestructuración del Ministerio Público. Caso contrario se verá en la obligación moral de pedir asunto de confianza, es decir, un posible cierre del Congreso.