Bibliotecas como anclas comunitarias para la transformación social


El CLIA (Inter-Acción Comunidad-Biblioteca), es un proyecto colaborativo que se basa en la experiencia del Centro Mortenson que viene promoviendo la participación de bibliotecarios internacionales, incluyendo su iniciativa Bibliotecas para la Paz y la experiencia internacional en la investigación con la comunidad del Grupo Take Part de Investigación, incluyendo el Marco de Referencia Para el Aprendizaje Activo de la Ciudadanía.

Este proyecto lo coordina Clara M. Chu (University of Illinois at Urbana-Champaign, Estados Unidos) y Zoraida Mendiwelso-Bendek (University of Lincoln, Reino Unido). En Perú se coordina a través de Ana María Talavera del Colegio de Bibliotecólogos del Perú y Liubenka Obrenovich de CEDRO.

El Proyecto CLIA ha recibido una ayuda 2018 del Programa IberBibliotecas para trabajar en Colombia, Costa Rica y Perú. Tarapoto, Lamas y Chazuta, han sido consideradas para el primer taller de este programa para convertir a las bibliotecas en espacios de interacción comunitaria, que no solo sirvan para la promoción de la lectura, sino más bien para encontrarse y discutir los problemas y aspiraciones de la comunidad y proponer algún tipo de solución y la búsqueda de la paz.

Ciertamente esta propuesta es un desafío, donde las organizaciones sociales de jóvenes, centros culturales, Instituciones educativas de las periferias de las grandes ciudades y líderes naturales deben ser protagonistas.

El esfuerzo debe nacer desde las comunidades por contar una biblioteca que dinamice la interacción para la mejor convivencia, partiendo de un reconocimiento de la diversidad cultural que existe. Desde cualquier biblioteca que implemente la metodología CLIA se busca una práctica consciente, codiseñada entre diferentes actores locales para generar un diálogo comunitario y la acción de, por y para la comunidad, que debe buscar la transformación social y la paz en el mundo.