La osteoporosis aumenta el riesgo de demencia


En las últimas décadas, varios estudios han buscado posibles vínculos entre la osteoporosis y la demencia. Ahora, un equipo de investigadores del Grupo de Epidemiología de IQVIA, una compañía de ciencias de datos de salud con sede en Frankfurt (Alemania), se propuso explorar la relación entre estas condiciones aparentemente dispares.

Utilizaron datos de la base de datos del Analizador de enfermedades, que compila información sobre diagnósticos, prescripciones e información demográfica tomada de los sistemas informáticos utilizados por los médicos. Sus hallazgos fueron publicados en la revista Journal of Alzheimer’s Disease.

El estudio incluyó casi 60.000 participantes: 29.983 individuos con osteoporosis y el mismo número de sujetos de control, sin osteoporosis.

Los participantes fueron emparejados por una serie de variables, incluida la edad, el sexo, otras afecciones médicas y los medicamentos que estaban tomando. El seguimiento a los voluntarios se prolongó durante 20 años.

“Existe un gran interés en la relación entre la osteoporosis y la demencia. Este estudio es el primero en abordar esta cuestión en una gran base de datos que permite la comparación de casos y controles entre pacientes con y sin osteoporosis”, explica Karel Kostev, líder del trabajo.

Al final del estudio, el 20,5% de las mujeres con osteoporosis y el 16,4% de los sujetos de control habían sido diagnosticados con demencia. En los hombres, la demencia se diagnosticó en el 22% de las personas con osteoporosis y en el 14,9% de los hombres sin osteoporosis. Eso equivale a un aumento de 1,2 veces en el riesgo de demencia para las mujeres y un aumento de 1,3 veces para los hombres.

Si bien no hay una respuesta definitiva a esta pregunta, hay algunas teorías. Como explica Louis Jacob, coautor del estudio, “la principal hipótesis para explicar la asociación entre la osteoporosis y la demencia es que estas dos afecciones tienen factores de riesgo similares”.

Existe una colección de biomarcadores que podemos encontrar en ambas condiciones médicas. Por ejemplo, ApoE4 aumenta el riesgo tanto de demencia como de osteoporosis. Del mismo modo, niveles bajos de vitamina K, vitamina D, andrógenos (como la testosterona) y estrógenos, también aumentan el riesgo de ambas afecciones.