Fecha: 15 de agosto, 2018 - 5:05 am

Tu hogar terrenal llegó a su fin


I
Cuando un ser querido
Regresa de un cierto lugar,
Después de un tiempo, la
Familia se alegra, los hijos
Se alegran: todos nos alegramos.

II
Cuando una persona
Muere y se va de este mundo
Terrenal, telúrico e infernal,
Se va directo al
Espacio celestial.

III
Hace 35 años que mi padre se fue,
Hace 36 años que mi hermana se fue,
Hace 06 años que mi madre se fue
Hace solo dos días que se fue
El compañero de trabajo
El amigo querido;
Yo no sé cuándo partiré
Pero sí sé que partiré.

IV
Roicer, nos adelantaste
Para no regresar nunca más,
Nos adelantaste,
Porque aquí en la tierra
Solo somos peregrinos
Solo somos aves de paso
Solo estamos de pasada
Y todos vivimos en alquiler,
Pagamos nuestra estadía,
Algunos pagamos cómodo,
Algunos pagamos caro,
Pero nadie deja de pagar
Su estadía en este mundo,
Porque el día que dejemos
Este pago, es porque llegó
La hora de partir de esta tierra:
Llegó tu hora compañero Roicer,
Como llegará mi hora
En cualquier momento,
Como llegará la hora
De cualquier persona
En el momento menos esperado.

V
Cada uno tiene su propio ángel
Con varios parientes afines,
Estos ángeles hacen fiesta
Cuando un terrenal muere:
Mil cornetas suenan
Cual bullicios de algarabía,
Mil tambores rompen los cueros
Al compás de melodías
De ensueño,
Los parientes mortales
En cambio lloramos
La partida del ser querido,
También nos alegramos
Porque se encargará de hacer
Cola para una cita
Con el padre celestial.

VI
La muerte, simplemente
Es el beso amargo de despedida
Con el ser querido;
Es el rasguño que provoca heridas;
Es la herida que abre
De repente otras heridas mortales;
Nunca es el beso dulce
Como la vida
Si lo vivimos en armonía;
Nunca es el aroma
De atracción inseparable
Como dos parejas que se aman.

VII
El mandato divino dice:
Todo lo que atemos en la tierra
Será atada en el cielo, y
Todo lo que desatamos en la tierra
También en el cielo será desatado:
Una sonrisa sin fingimiento
Es desatar alegrías
Sin remordimiento;
Un saludo sin hipocresía
Es desatar el libre
Compañerismo incondicional;
Con una dulce mirad
Sin torturas agrias
Estamos abriendo zanjas oscuras
Del compañero, del amigo,
Del ser querido.

VIII
También existe el mandato divino:
Que pecador no es aquel
Que consuma su hecho
Negativo y flagrante,
También desde
Que obras en tu mente
Ya cometiste un ilícito latente.

IX
Te fuiste compañero Roicer
Al espacio celestial
Ha preparar el hogar coloquial
De tus seres queridos
De tus seres conocidos;
Te fuiste a responder tu lista,
Seguramente ya te llamaron
Varias veces,
Como disciplinado que fuiste
A responder tu lista te fuiste,
Pues ahí nadie responde
Por otros,
Como ocurre en la tierra
Donde muchos otros
Responden por uno individual
Por la camaradería fraternal.