Fecha: 9 de agosto, 2018 - 3:35 am

¿Quién defiende a los consumidores?


Ya se hizo costumbre quejarnos de los malos servicios que recibimos a diario, en todo espacio que nos desarrollamos.

Hace ya buen tiempo, desde mi oficina, cuando empiezo a trabajar, el internet de movistar se corta a cada momento, si bien es cierto la señal vuelve a los pocos minutos, también se pierde otra vez, generando fastidio y retraso en los trabajos, no hay respuesta ni aviso de la empresa, pero el cobro es muy puntual.

Hace muchos años que el servicio de energía eléctrica es deficiente, que si bien en Tarapoto, cuando hay cortes vuelve casi de inmediato, pero, por ejemplo hace unos días visitaba Lamas y el corte de energía demoró más de tres horas, y no es la primera vez, me decían, es constante, pero los recibos llegan igual y las fechas de vencimiento no cambian.

El mismo problema existe en el servicio de agua, incluso es mayor, pues hay sectores que tienen agua solo 3 a 4 horas al día, hay otros sectores que no tienen agua muchos días, pero los recibos llegan igual y más aún si no tienes medidor, el costo es el mismo, haya o no haya agua.

Casi a diario conocemos el retraso de los vuelos aéreos, de todas las aerolíneas, las excepciones en este caso, es que salgan puntuales, igual viajas, pero no hay consideración, a menos que la demora sea excesiva, hay algún tipo de reembolso.

Algunos ejemplos de lo mal que estamos en servicios, que simplemente el perjudicado es el usuario, pero lo que no hay es reacción por parte de estas empresas, pues como vivimos en un país de impunidad, pueden afectar nuestros derechos como si nada pasara.

¿Y las empresas supervisoras?. Las quejas son solo eso, quejas sin resolver y las supervisoras le dan la espalda a los usuarios y son pocos quienes sienten que realmente sus reclamos son atendidos.