Fecha: 11 de julio, 2018 - 4:45 am

Ministro de Educación debe ser fiel al compromiso los dirigentes de los SUTES regionales


El magisterio nacional de todos los sutes regionales al suspender su huelga indefinida por segunda vez (la primera fue en setiembre del año pasado), lo hace porque cree en su propia capacidad de diálogo con los responsables del Ministerio de Educación; lo hace porque sabe ante poner sus intereses gremiales sobre los intereses de los estudiantes; lo hace porque tiene dirigentes convencidos de la plataforma de lucha de los maestros; lo hace sobre todo porque esta masa de maestros de los sutes regionales de todo el país va perfilándose ser una verdadera Federación de trabajadores de la Educación en el Perú, desligada de Patria Roja que maneja y controla las arcas millonarias de la Derrama Magisterial.

No es un fracaso esta suspensión, como muchos lo dicen llevados por la envidia y el desconocimiento de las justas reivindicaciones económicas, sociales y pedagógicas del docente. Alguien que desconozca de estas demandas de los maestros o alguien que no quiera reconocer estas justas demandas, puede hablar de fracaso. Fracaso es enquistarse en la cúpula del poder de la Derrama Magisterial a nombre de los maestros, fracaso porque nunca podrán dar cuenta de las luchas a favor de los maestros.

Cada maestro debe sincerarse para que su dinero que es descontado mensualmente por la Derrama Magisterial, sea devuelto y con intereses. No puede ser posible que con este descuento involuntario, ese maestro se vea sometido a una institución financiera que dice ser de los maestros, cuando en la realidad se pinta de cuerpo entero el beneficio de un reducido grupos de dirigentes de Patria Roja que controlan la Derrama Magisterial.

Las luchas y las metas se miden lógicamente por resultados. El gran resultado de esta huelga suspendida de los maestros es el compromiso que cada maestro viene asumiendo con cada una de sus bases para que estén informados no solo de sus demandas laborales, sino sobre todo que vaya creándose cuerpo como escuela sindical para los estudios y análisis de la problemática social y política del contexto nacional.

Si Pedro Castillo y el amplio grupo compacto de dirigentes de los sutes regionales tienen la predisposición al diálogo para que los 10 puntos de la demanda sean consensuadas con resultados favorables a todos los maestros, el gobierno de Vizcarra y su ministro de Educación deben demostrar también la misma predisposición a la respectiva instalación de la mesa de diálogo.

Lo contrario sería convertirse, el gobierno y su ministro de educación en los responsables del atraso de la educación, generándose con ello espíritu de resentimiento en cada maestro y creando una bomba de tiempo para futuras huelgas indefinidas, que nadie lo quiere.

Si el ministro de economía por ejemplo dice ser fiel defensor de la gestión política y económica de los últimos 25 años. Con esta postura está diciendo seguir siempre sometidos a los dictámenes y normativas externas, sobre todo de organismos financieros internacionales que dan la línea de ruta educativa, en este caso sobre cada uno de los países dependientes como el Perú que sigue apostando por estos organismos, pero no tiene la voluntad de pagar su deuda interna a cada uno de los peruanos.

A efecto de esto nuestros sectores emblemáticos como salud y educación siempre están en permanente demanda de sus reivindicaciones por la precariedad de los instrumentos que utilizan y por el miserable sueldo que reciben. Todo esto se convierte en una cadena donde la misma llega a romperse cuando un niño y adolescente no recibe una buena atención de salud (agregándole una baja alimentación), y al mismo tiempo pagamos la dura condena cuando nuestros niños y jóvenes no reciben una buena educación, cerrándose sus posibilidades para más adelante para seguir estudiando y hacerse de una buena carrera.

El ministro de Educación debe ser fiel no solo a su palabra sino también al compromiso que asumió con Pedro Castillo y sus dirigentes de los sutes regionales para que antes de la quincena de este mes de julio, la mesa de diálogo deba estar instalada para dar inicio y buscar la solución de la demanda de lucha de los maestros.