Rusia 2018: Se va cerrando el telón


ogo

A una semana de culminación del mundial de Rusia 2018, la nostalgia parece que quisiera envolvernos después de haber disfrutado y sufrido los partidos de este mundial que quedará en el recuerdo. Para mí especialmente, porque fue la primera vez que los partidos de la selección peruana los he disfrutado junto a mis hijos William Boris y Sergio Maximiliano y mis nietos Boris Estephano, Marcelo Matías y William Jared y mi sobrino Manuel Stuart. Nunca, como en esos momentos, las carajeadas, las gramputeadas, las mierdeadas y todas las insolencias habidas y por haber, como si de congresistas analfabetos se tratara, fueron permitidas.

Repito: a una semana del cierre del telón, ya forman parte del recuerdo y la frustración Messi, Ronaldo, Iniesta, Guerrero, Salah, Neymar, Suárez, Cavani, Mané, James Rodríguez, Guerrero y, ¡oh, desesperación!, el penal fallado por Cueva. Pero así es el futbol, porque la vida sigue adelante y como escribió William Boris en Facebook, pareciera que estas seminales serán una edición más de la Europa. Hoy parecieran levantarse nuevas figuras como Lukas Modric, Lukatus, Mbappé, Girou, Griezmann, Kanté, Kane, entre otros, a quienes seguiremos viendo esta semana en un juego de acertijo en donde todos querrán ser el famoso “Pingüino”, aquel personaje de las historias de Batman, pregonando sus vaticinios de quien levantará la copa.

Por todo un mes, el periodismo mundial, y el peruano especialmente, hemos vivido solo pensando fútbol, respirando fútbol y sudando fútbol, como ya escribí, recordarán mis lectores. Los seleccionados fueron los héroes temporales de nuestro país pero, como dicen, los que deciden en el país aprovecharon este periodo de paroxismo para contrabandearnos sus miserias, como son los ya famosos textos escolares donde conocidos cucufatos quisieron hacer de las suyas en otra demostración de su falta de respeto por el país y por la inteligencia de los ciudadanos. Por ahí salió un idiotón a decir que las damas deben mantener su virginidad hasta los veinticuatro años; otro célebre cretino expresó que se debe aplicar el toque de queda para jóvenes menores de diecisiete años. Como vemos, existen individuos que no han sabido vivir la vida y en sus tránsitos hacia sus senilidades; por ejemplo, los congresistas que “proponen cojudeces”, como escribió Renato Cisneros, en la revista Somos del último sábado.

Una indescriptible emoción se va llenando de todos nosotros cuando se acerca el final de la jornada; mejor dicho, de quienes sabemos disfrutar la pasión que nos imprimen las cosas sencillas pero trascendentes, porque el fútbol es eso. Porque el país lo ha vivido y lo seguirá viviendo pues sentimos una alegría que llega a la euforia el seguir viendo a hombres y mujeres vestidos con los polos de la bicolor; como también a esos niños que disfrutaron de momentos que les parecerían sublimes. Lo valioso es que ya no nos han hablado de los ´clásicos´ “triunfos morales” de antaño. Pues hoy tenemos nuevos ciudadanos a quienes solo les falta saber elegir a la gente que mejor nos represente, y no mirar al costado, buscando justificaciones e inmolaciones cuando el líder delinque, como es nuestra debilidad nacional, en algunos partidos más que en otros.