La docencia política en el Perú


La base del desarrollo de un país es la buena educación de sus niños y jóvenes, pero para enseñar se necesitan buenos maestros. En el Perú hay 470, 635 profesores de educación básica regular pública que atienden a más de dos millones de alumnos; sin embrago, el 75 % de estos se encuentra en la ciudad y solo el 25% en zonas rurales, que es donde más hacen falta.

A esta problemática, también se suma el bajo sueldo que perciben los educadores en nuestro país, que a diferencia de los profesores de otros lugares de la región, perciben mucho menos por las horas pedagógicas.

Una de las principales necesidades para mejorar el nivel educativo es la capacitación permanente de los profesores y por ello el Ministerio de Educación invierte 689 millones de soles al año en soporte pedagógico, talleres, cursos y programas de actualización.

Para el presente año se tiene previsto capacitar a 185 mil docentes con un presupuesto destinado de 573 millones de soles.

Podemos indicar sobre el uso de la tecnología de la educación en nuestro país es deficiente. En el Perú hay cerca de 80 mil colegios públicos y la falta de uso de tecnologías en estas instituciones educativas es un tema de preocupación que tendrá que resolverlo el gobierno.

El Ministerio de Educación indicó que solo el cuarenta por ciento de centros educativos a nivel nacional cuenta con acceso a Internet, que a estas alturas es básica para el mejor desempeño de los escolares.

Un estudio del 2013 reveló que más del 90% de centros educativos de nivel primario en las zonas rurales no contaba con acceso a Internet; sin embargo, para el 2015 hubo una mejora: 9 mil escuelas estatales recibieron la conexión gratuita a Internet, con lo que la brecha se acortó.

El Minedu, aclaró en un momento que hasta la fecha, el gobierno de Ollanta Humala entregó más de 800 mil laptops en escuelas públicas de primaria y secundaria. A esto hay que añadir la implementación de nuevos softwares en más de 1, 600 escuelas.

Pese al avance de implementación de tecnología en la educación, es imposible una comparación con Chile, donde 9 de cada 10 estudiantes cuenta con acceso a Internet.

El mismo un tema de predominante preocupación es la deserción escolar. Catorce de cada cien estudiantes del periodo escolar abandonan sus centros de estudio por motivos económicos, familiares, desinterés y casos de embarazo en adolescentes, entre otros.

Repetir el año y dejar las aulas le cuestan al sistema educativo cerca de 1,150 millones de soles al año. Según la Encuesta Demográfica Salud Familiar, el 13% de adolescentes entre 15 y 19 años han sido madres o están gestado por primera vez.

La brecha de la calidad básica es uno de los principales problemas que deberá enfrentar el próximo gobierno y así evitar que aumenten los casos de deserción escolar. El Ministerio de Economía y Finanzas informó que en el 2010 el gasto anual por alumno era de 1,580 soles en primaria y que actualmente se elevó a 2,600 soles. El caso es similar en secundaria donde se aumentó la inversión; sin embargo, aun así, Chile gasta cinco veces más que Perú en ello.

Las proyecciones apuntan a la construcción de más centros educativos públicos y aumentar las jornadas de aprendizaje en escolares. Cabe resaltar que a nivel de Latinoamérica estamos en los últimos lugares en educación y podría ser la falta de una buena práctica pedagógica el principal motivo de la deserción escolar.

En tal sentido desde el año del 2016, El Perú necesita más de 60 mil millones de soles para cerrar el déficit de infraestructura educativa; en pocas palabras, a este paso se tardarían casi 20 años para lograrlo. Un informe del Instituto Integración reveló que el 15 por ciento de las edificaciones educativas requieren ser sustituidas completamente. Ello por la mala construcción de estas infraestructuras y hasta el mismo deterioro por el paso del tiempo.

Además, otros resultados demuestran que siete de cada diez colegios rurales no cuentan con servicios de agua ni energía eléctrica; mientras que cada nueve de diez instituciones, no tienen acceso a internet.

Para este 2016 el gobierno ha planteado subir el presupuesto en educación a más de 24 mil millones de soles, pero aun así es muy poco para superar el déficit. El próximo presidente deberá evaluar otras alternativas que logren mejorar esta situación.

Sin embrago, las metas de nuestro país apuntan a destinar el 6% del producto bruto interno (PBI) para mejorar la educación y conseguir que esta dé mejores estudiantes y después profesionales para el Perú. Tanto problemas que siguen y se trasladan por años; ¿Cuándo será ese día que se muestra la determinación de mejorar la educación?