Fecha: 13 de junio, 2018 - 4:30 am

Maestro, no debes ser nunca más humillado


I
Maestro que te acuestas
Pensando en tus clases,
Maestro que te levantas
Pensando en tus clases,
Tus luchas son mis luchas
Tus éxitos son mis éxitos
Tu paciencia no tiene límite
Tu enseñanza es el instrumento
Donde tú mismo aprendes,
Tu palabra siempre es un referente
Tu actitud el foco de la atención.

II
Pregúntale al gobierno
Por qué me sigues abandonando
Por qué me sigues humillando;
Pregúntale al gobierno
Por qué eres generoso
Con los congresistas
Que ganan más de
Lo que trabajan
Y a ti maestro te exigen
Trabajar más ganando menos;
Pregúntale al gobierno
Hasta cuándo seguirás
Esperando igualdad
De condiciones.

III
Los tiempos llegan,
Los tiempos pasan
Tus enseñanzas oh maestro
Nunca pasa;
Los golpes recibidos
Por todos los gobiernos
Nunca frenaron
Tus deseos de ser mejor,
Nunca te quitó la viada
De mirar siempre de frente.
Esos golpes recibidos
Por todos los gobiernos
Dejaron en tu conciencia
La cicatriz de la injusticia.

IV
Maestro, tienes
El escudo del saber
Tienes la coraza del poder
Tienes el sello del espíritu,
Exíjale a este gobierno
Que cumpla su compromiso
A nombre del Estado
Para tener un maestro
Bien pagado;
Exíjale a este gobierno
Que recuerde
Que el don de toda carrera
Pasa por la pedagogía
De todo maestro.

V
Maestro, respóndele
Al ministro de educación,
Tu digno salario que demandas
No moverá para nada
A la caja fiscal
Ni mucho menos generará
Subida de impuestos a las cosas,
Respóndele: lo que hace
Pobre a la caja fiscal
Es la mano blanda del gobierno
Con las grandes empresas
Millonarias que no pagan
Ningún impuesto; Lo que hace pobre
A la caja fiscal Es el excesivo sueldo
De unos pocos
Contra la miseria de los muchos.
VI
Maestro, independiente
De toda dirigencia,
Tú eres maestro de clase
Tú eres maestro con principios
Tú eres maestro con dignidad,
Dígale entonces al gobierno,
Mi dignidad y principios
No deben ser nunca más olvidados
No deben ser nunca más humillados.